Consejos y técnicas que no dañan el medioambiente para el servicio técnico de equipos con refrigerantes

 

Este manual, el cual se distribuye de forma gratuita, contiene toda la información necesaria para estudiar con éxito y pasar el examen de certificación Tipo I de la sección 608 de la EPA. Para los lectores que deseen obtener más información sobre el tema o comprar la versión completa del manual, visiten www.epatest.com/608 para más detalles.

 

 

 

Escrito por:

Anita Bromberg

Kay Rettich

Robert P. Scaringe, Ph.D., P.E.

 

 

 

Primera Edición

 

Octubre de 2010

 

 

© Copyright 2010

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

 

Mainstream Engineering Corporation, Rockledge, Florida.

 

 

Con excepción de lo previsto en las Secciones 107 y 108 de la Ley de Copyright de los Estados Unidos, ninguna parte de esta publicación puede ser reproducida ni distribuirse en forma alguna ni por ningún medio, ni puede almacenarse en ninguna base de datos o sistema de recuperación, sin autorización previa del propietario del copyright.

Mainstream Engineering Corporation obtuvo la información incluida en el presente documento de fuentes que considera confiables. Sin embargo, ni Mainstream Engineering Corporation ni el autor garantizan que la información aquí publicada sea veraz y esté completa, ni se harán responsables de los errores, las omisiones o los daños que surjan como resultado de la utilización de esta información. Este documento se publica en el entendido de que el propósito de Mainstream Engineering Corporation y del autor no es prestar servicios de ingeniería ni de otra índole profesional o técnica, sino únicamente proporcionar información. En el caso de que se requirieran tales servicios, deberán contratarse los servicios de un profesional adecuado.


PRÓLOGO

Este manual, el cual se distribuye de forma gratuita, contiene toda la información necesaria para estudiar con éxito y pasar el examen de certificación Tipo I de la sección 608 de la EPA. Para los lectores que deseen obtener más información sobre el tema o comprar la versión completa del manual, visiten www.epatest.com/608 para más detalles.

La información contenida en este curso tiene un propósito meramente didáctico. Únicamente técnicos especializados en servicios de refrigeración y aire acondicionado deben llevar a cabo los procedimientos aquí descritos. Este curso de capacitación no reemplaza el Manual de Usuario suministrado por el fabricante de ningún equipo.

Tome medidas de seguridad siempre que utilice equipos de calefacción, ventilación y aire acondicionado. La utilización inapropiada de equipos de calefacción, ventilación y aire acondicionado puede provocar explosiones y lesiones personales graves. Antes de poner en funcionamiento cualquier equipo por primera vez, lea siempre el Manual del Usuario completo proporcionado por el fabricante. Sea sumamente precavido cuando trabaje con refrigerantes, ya que las mangueras pueden contener refrigerante líquido bajo presión. Para el almacenamiento, utilice únicamente cilindros recargables autorizados. No llene en exceso ningún cilindro de almacenamiento por encima de su capacidad estimada. Utilice siempre anteojos de seguridad. Protéjase la piel contra congelaciones instantáneas. Nunca encienda un equipo si no sabe cómo funciona. Si los procedimientos descritos en este manual son diferentes a los indicados por el fabricante de un equipo en particular, deberán seguirse las instrucciones del fabricante del equipo.

No deje funcionando sin supervisión ninguna máquina de recuperación o de recuperación y reciclado de refrigerante. Todos los dispositivos de recuperación y reciclado de refrigerante deben ser operados únicamente por técnicos de refrigeración capacitados. En este caso también, el uso incorrecto de los dispositivos de recuperación y reciclado puede provocar explosiones y lesiones personales.

La información técnica y legal incluida en este libro se encuentra actualizada para la fecha de la última edición del manual. Dado que en el área de la recuperación y de la recuperación y el reciclado de refrigerantes, las tecnologías avanzan y los reglamentos cambian con rapidez, no es posible dar ninguna garantía con respecto a la vigencia que tendrá esta información en el futuro. Para obtener información más reciente, visite en Internet la página de inicio del Organismo para la Protección del Medio Ambiente (Environmental Protection Agency, EPA), en la siguiente dirección: http://www.epa.gov.

Mainstream Engineering Corporation no asume ninguna responsabilidad en relación con el uso de la información presentada en la presente publicación. Esta información se presenta únicamente con fines didácticos. A fin de operar de forma adecuada cualquier equipo, debe consultarse el Manual de Usuario proporcionado por el fabricante. El contenido de este curso se limita a la información y las prácticas de servicio que son necesarias para contener, conservar y reutilizar refrigerantes, así como para evitar que refrigerantes lleguen a la atmósfera. Este manual no tiene por objeto enseñar cómo instalar, identificar y solucionar problemas, o reparar sistemas de refrigeración y aire acondicionado. Los técnicos en refrigeración deben ser expertos en estas áreas antes de tomar este curso.


Tabla de Contenido

 

PRÓLOGO.. i

Tabla de Contenido.. ii

Tablas.. iv

Figuras.. iv

Figuras – Sección básica. iv

Figuras – Sección sobre el Tipo I iv

Elementos del documento.. v

Información de certificación.. v

Tipos de técnicos. vi

Detalles de los exámenes. x

Definiciones.. xii

Sección básica.. 1

Reducción del ozono.. 1

Atmósfera terrestre. 1

El ozono. 1

Acción legislativa. 1

El monitoreo de la capa de ozono. 2

Fuentes primarias de cloro en la atmósfera. 3

CFC.. 3

HCFC.. 4

HFC.. 5

Efectos en la salud humana. 6

Ley del Aire Limpio.. 7

EPA.. 7

Requisitos para llevar registros. 8

Recuperación y reciclado. 9

Venteo. 10

La venta de refrigerantes usados. 12

Quiénes pueden comprar refrigerantes. 12

Disposición final 12

Cumplimiento de la ley. 14

Aceites y refrigerantes sustitutos.. 14

Mezclas de refrigerantes. 14

Cambio de refrigerante. 16

Utilización de aceites sintéticos. 16

Principios de la refrigeración.. 18

Funcionamiento del refrigerante. 19

Herramientas necesarias. 21

Buenas prácticas de servicio técnico. 26

Las tres R.. 27

Recuperar 28

Reciclar 28

Regenerar 29

Técnicas de recuperación.. 29

Identificación del refrigerante. 29

Requisitos de evacuación. 32

Equipos adecuados. 34

Servicio al cliente. 40

Refrigerantes a altas temperaturas. 40

Detección de fugas.. 40

Gas nitrógeno. 40

Prueba de detección de fugas con pérdida de presión. 41

Evacuación de deshidratación.. 43

Triple evacuación. 44

Procedimiento de la triple evacuación. 44

Limpieza después de reparaciones importantes. 46

Seguridad general. 48

Asfixia. 48

Hoja informativa sobre la seguridad de los materiales. 49

Equipo de protección personal 49

Emisión de refrigerantes al aire. 50

Inflamabilidad. 50

Presión. 52

Clasificaciones de seguridad de los refrigerantes según ASHRAE.. 53

Cilindros. 53

Despacho.. 54

Reglamentos del Departamento de Transporte (DOT) 54

Etiquetas para el despacho. 54

Carga del cilindro. 56

Certificación para aparatos pequeños: Tipo I 57

Requisitos para técnicos Tipo I 57

¿Qué es un aparato pequeño?. 57

Requisitos de recuperación.. 58

Requisitos de evacuación para aparatos pequeños. 58

Dispositivos de recuperación. 58

Certificación del equipo. 59

Refrigerantes que no se recuperan con los dispositivos de recuperación aprobados por la EPA.. 60

Equipo para aparatos pequeños.. 61

Accesorios, conexiones y entradas. 61

Cilindros de carga graduados. 61

Métodos de recuperación para aparatos pequeños.. 63

Seguridad.. 68

Equipo de seguridad y vestimenta de protección. 68

 


 Tablas

 

Tabla 1. Comparación teórica del rendimiento de un sistema de aire acondicionadoa. 25

Tabla 2. Cuadro de presión-temperatura de saturación para los refrigerantes comunes   30

 

Figuras

Figuras – Sección básica

Figura C – 1. Componentes de un sistema de enfriamiento.. 18

Figura C – 2. Dos modelos comunes de terminaciones de manguera de servicio de baja pérdida   22

Figura C - 3. Distribuidor de dos válvulas y tres mangueras.. 23

Figura C - 4. Foto de un distribuidor de dos válvulas y tres mangueras.. 24

Figura C - 5. Tanques de recuperación aprobados por el Departamento de Transporte (DOT) 28

Figura C - 6. Típico tanque de recuperación.. 37

Figura C - 7. Válvula de alivio de presión en un tanque de recuperación.. 38

Figura C - 8. Foto de la etiqueta de clasificación según el DOT. 55

Figura C - 9. Típica documentación de despacho.. 55

Figuras – Sección sobre el Tipo I

Figura I - 1. Manguito de proceso en un aparato pequeño.. 61

Figura I - 2. Cilindro graduado con carga.. 62

Figura I - 3. Válvula perforadora de acceso del tipo tenaza de sujeción.. 64

 

 


Elementos del documento

 

Las siguientes figuras aparecen en este documento:

Información de certificación

Los técnicos deben aprobar un examen certificado por la EPA antes de realizar tareas de mantenimiento, servicio técnico o reparación que razonablemente podría esperarse que emitan refrigerantes de los aparatos a la atmósfera. Algunas de las actividades que podrían dañar la integridad del circuito refrigerante son:

·         Conectar y desconectar las mangueras y los manómetros al y del aparato para agregar o retirar refrigerante o para medir la presión.

·         Agregar refrigerante al aparato y retirar refrigerante del aparato.

·         Reemplazar los componentes del circuito de refrigeración, como por ejemplo, el compresor, el condensador, el evaporador, el dispositivo de expansión (o de estrangulación) o el filtro secador.

Las actividades que no se espera que dañen la integridad del circuito refrigerante son:

·         Pintar el aparato.

·         Limpiar el exterior de las bobinas del condensador o evaporador.

·         Reemplazar los ventiladores o sopladores.

·         Enderezar las aletas del intercambiador de calor.

·         Volver a distribuir los cables de un circuito eléctrico externo.

·         Reemplazar el aislamiento a lo largo de una tubería.

·         Reemplazar un capacitor defectuoso o un relé posiblemente defectuoso.

·         Ajustar tuercas y tornillos en el aparato.

Las tareas de mantenimiento, servicio técnico, reparación o disposición final de aparatos que han sido vaciados tampoco deberían liberar refrigerantes, salvo que el mantenimiento, servicio técnico o reparación consista en agregar o retirar refrigerante del aparato.

La designación de los técnicos incluye, entre otros, a instaladores, empleados del contratista, personal de servicio técnico interno y, en algunos casos, a propietarios y/u operadores. Todos los técnicos deben estar certificados mediante un programa de certificación para técnicos aprobado, como el que ofrece Mainstream Engineering Corporation (www. epatest.com). Una vez que están certificados, la certificación según la Sección 608 de la EPA no tiene fecha de expiración. Sin embargo, si los reglamentos de la EPA cambian después de que obtenga su certificación, usted será responsable de cumplir con los futuros cambios en la ley.

Tipos de técnicos

La certificación tiene tres niveles que dependen del aparato con el que se trabajará. Existe una certificación universal para los técnicos que trabajan con todos los tipos de aparatos. En la siguiente sección se describen los tipos de certificación de la EPA.

Técnicos Tipo I

Los técnicos que hacen tareas de mantenimiento, servicio técnico o reparación de aparatos pequeños que razonablemente se podría esperar que liberen refrigerantes a la atmósfera deben estar certificados correctamente como técnicos Tipo I. La EPA define como aparato pequeño a un sistema unitario que contiene menos de cinco libras de carga refrigerante, como por ejemplo, los refrigeradores pequeños, los enfriadores de agua, los aparatos de aire acondicionado de ventana y los deshumidificadores.

La certificación Tipo I para aparatos pequeños está disponible de dos formas: un examen a libro abierto (que exige un puntaje más alto para aprobar) o un formato supervisado a libro cerrado. Sólo la certificación Tipo I está disponible en formato de libro abierto.

Nota

Si se presenta al examen básico (Core) en formato de libro abierto y luego desea recibir una certificación Tipo II, Tipo III o Universal , se deberá volver a presentar al examen básico en un ambiente supervisado. No hay necesidad de repetir las 25 preguntas de Tipo I.

 

Técnicos Tipo II

Los técnicos Tipo II hacen tareas de mantenimiento, servicio técnico o reparación de aparatos de presión media, alta o muy alta que no califican como aparatos pequeños. Las personas encargadas de desechar aparatos de presión media, alta o muy alta también deben estar certificadas correctamente como técnicos Tipo II. Esencialmente, si trabaja en cualquier sistema que no califique como un aparato pequeño o un sistema de baja presión [o Aparatos de aire acondicionado para vehículos de motor (MVAC, por sus siglas en inglés) o sistema similar a MVAC], entonces necesitará una certificación Tipo II o Universal.

Los técnicos que aprueban el examen de Tipo II (presión media, presión alta y presión muy alta) y el examen básico están certificados para recuperar refrigerante durante las tareas de mantenimiento, servicio técnico o reparación de equipos de presión media y alta, y refrigerantes de muy alta presión, incluidos CFC-13 y CFC-503.

Técnicos Tipo III

Los técnicos que realizan tareas de mantenimiento, servicio técnico o reparación de aparatos de baja presión o que desechan aparatos de baja presión que podrían liberar refrigerantes a la atmósfera deben estar correctamente certificados como técnicos Tipo III.

Técnicos Universales

Si tiene una certificación Tipo I, Tipo II y Tipo III, se le emitirá una tarjeta de certificación Universal que lo habilitará para hacer tareas de mantenimiento, servicio técnico o reparación de todos los aparatos que abarcan cada una de esas certificaciones. La certificación Universal no incluye la certificación para MVAC (aparatos de aire acondicionado para vehículos de motor). Si también trabaja en sistemas MVAC, necesitará una certificación para MVAC según la Sección 609.

Técnicos de MVAC

Los técnicos que realizan tareas de mantenimiento, servicio técnico o reparación de MVAC (aparatos de aire acondicionado para vehículos de motor) deben estar debidamente certificados como técnicos de MVAC según la Sección 609. Mainstream también ofrece el examen de certificación y material de capacitación para MVAC según la Sección 609, en www.epatest.com. La certificación para MVAC consta de 25 preguntas en formato de libro abierto.

Los técnicos que realizan tareas de mantenimiento, servicio o reparación de equipos similares a MVAC, como equipos de agricultura y otros vehículos todo terreno, pueden ser certificados con la certificación para MVAC según la Sección 609 o con la certificación Tipo II (o Universal) según la Sección 608.

La EPA define a los aparatos similares a MVAC como un aparato de compresor abierto, de compresión mecánica del vapor que se utiliza para enfriar al compartimiento del conductor o pasajero de un vehículo de motor todo terreno con una carga refrigerante (que no es HCFC-22) de menos de 20 libras. Actualmente, los sistemas HCFC-22 no pueden ser clasificados como un dispositivo similar a MVAC.

 

Nota

Los vehículos eléctricos emergentes usarán compresores sellados herméticamente (no abiertos) que se alimentan con electricidad. Según los reglamentos actuales, los técnicos de MVAC no pueden hacer tareas de servicio técnico en estos sistemas; se necesita contar con una certificación Tipo I o Tipo II (según la carga refrigerante). Si el sistema tiene menos de cinco libras de carga (que es lo más probable), necesitará una certificación para aparatos pequeños de Tipo I.

Aprendices

Los aprendices están exentos de este requisito de certificación siempre que estén continuamente supervisados de cerca por un técnico certificado mientras realizan cualquier tarea de mantenimiento, servicio técnico, reparación o disposición final que razonablemente podría esperarse que liberen refrigerantes de los aparatos en el ambiente. El técnico certificado que supervisa es responsable de garantizar que el aprendiz cumpla con esta subparte.

Sistemas que requieren servicio técnico

 

Tipo de certificación

Sistemas/Aparatos

Aparato pequeño1

Presión med./alta

y muy alta2

Baja presión3

Vehículos de motor

Ninguna

No

No

No

No

608 Tipo I

No

No

No

608 Tipo II

No

No

No

608 Tipo III

No

No

No

608 Universal4

No

609 MVAC

No

No

No

1Aparatos pequeños (sistemas unitarios, aparatos de aire acondicionado compactos de pared) que contengan 5 libras o menos de refrigerante.
2Aparatos
de presión alta y muy alta incluyendo los sistemas tipo split y todos los demás sistemas no automotores que no están comprendidos en la categoría de aparato pequeño unitario o de aparato de baja presión.
3Los aparatos de baja presión, como los enfriadores
.
4 La certificación Universal significa simplemente poseer una certificación Tipo I, Tipo II y Tipo III.

 

Recuperación de refrigerante

Tipo de certificación

Recuperación permitida*

CFC

HCFC

HFC

Ninguna

NADA*

NADA*

NADA*

608 Tipo I

Aparato pequeño

Aparato pequeño

Aparato pequeño

608 Tipo II

Med./alta/muy alta

Med./alta/muy alta

Med./alta/muy alta

608 Tipo III

Baja

Baja

Baja

608 Universal1

Todos los anteriores

Todos los anteriores

Todos los anteriores

609 MVAC

Sólo refrigerantes de MVAC

Sólo refrigerantes de MVAC

Sólo refrigerantes de MVAC

1La certificación Universal significa simplemente poseer una certificación Tipo I, Tipo II y Tipo III.
*Todos los refrigerantes deben recuperarse. Sólo se permiten técnicos certificados según la tabla anterior.

Detalles de los exámenes

Mainstream Engineering tiene la aprobación de la EPA como agencia certificadora para los exámenes de Tipo I, II, III y Universal según la Sección 608, y también para la certificación para MVAC según la Sección 609.

Mainstream también ofrece otro tipo de capacitación y exámenes de certificación, incluidas las Técnicas de Servicio R-410A, la Certificación “Green” (Ecológica), la Certificación de Mantenimiento Preventivo y la Certificación de Calidad del Aire en Interiores. Puede encontrar más información sobre estos programas de capacitación y certificaciones en www.epatest.com.

Los exámenes de certificación de Tipo I, II y III constan de 25 preguntas básicas y 25 preguntas específicas de Tipo I, II o III, que en total suman 50 preguntas de selección múltiple.

El examen de la certificación Universal consta de 25 preguntas básicas, 25 preguntas de Tipo I, 25 preguntas de Tipo II y 25 preguntas de Tipo III, que en total suman 100 preguntas de selección múltiple.

Los técnicos pueden tomar cualquiera de estos exámenes de certificación tantas veces como sea necesario. El puntaje para aprobar el examen supervisado (por sección) es 72%, lo que significa que debe responder correctamente al menos 18 de las 25 preguntas en cada sección.

Para el formato de libro abierto del Tipo I, la nota para aprobar es 84% (21 preguntas correctas de las 25).

Cuando vuelva a tomar el examen, sólo deberá repetir las secciones que no haya aprobado aún. Por ejemplo, si tomó el examen básico y el examen de Tipo II, aprobó el examen básico, pero no aprobó el examen de Tipo II, sólo debería volver a responder las 25 preguntas del examen de Tipo II.

Nota

Como se informó antes, si toma el examen básico en formato de libro abierto y luego desea recibir una certificación Tipo II, Tipo III o Universal, deberá volver a tomar el examen básico de 25 preguntas en un ambiente supervisado, aunque no deberá volver a responder las 25 preguntas del examen de Tipo I.

Si toma el examen supervisado Universal pero sólo aprueba la sección básica y al menos una de las secciones de Tipo, recibirá una tarjeta de certificación de las secciones de Tipo que haya aprobado.

Los exámenes supervisados son a libro cerrado. No puede usar sus propios apuntes, gráficos ni cualquier otro material complementario. No se pueden usar calculadoras ni teléfonos celulares durante la prueba. Todos los gráficos de presión/temperatura necesarios se suministran durante la prueba.

 

 


Definiciones

 
 

Abrir un aparato: cualquier servicio técnico, mantenimiento o reparación de un aparato que razonablemente podría esperarse que libere refrigerante a la atmósfera a menos que el refrigerante haya sido previamente recuperado del aparato.

Accesorio de baja pérdida: cualquier dispositivo que tenga la intención de establecer una conexión entre mangueras, aparatos o máquinas de recuperación/reciclaje, y que está diseñado para cerrarse automáticamente o para ser cerrado manualmente cuando se desconecta para minimizar la liberación de refrigerante de las mangueras, aparatos y máquinas de recuperación o reciclaje.

Aparato: cualquier dispositivo que contenga y use un refrigerante para uso doméstico o comercial, incluidos los aparatos de aire acondicionado, los refrigeradores, los enfriadores o los congeladores. La EPA interpreta que esta definición incluye todos los equipos de aire acondicionado y refrigeración, excepto las unidades que están diseñadas y se utilizan exclusivamente para fines militares.

Aparato de aire acondicionado para vehículos de motor (MVAC): equipo de refrigeración por compresión del vapor que se usa para enfriar el compartimiento del conductor o del pasajero de cualquier vehículo de motor. Esta definición NO tiene el fin de abarcar el sistema de refrigeración sellado herméticamente que se utiliza en los vehículos de motor para cargas refrigeradas o los sistemas de aire acondicionado de los autobuses de pasajeros.

Para trabajar con sistemas MVAC se requiere una certificación según la Sección 609, mientras que para trabajar en sistemas de aire acondicionado similares a MVAC (por ej., equipos de agricultura y otros vehículos todo terreno) se requiere una certificación según la Sección 608 Tipo II o según la Sección 609.

La certificación según la Sección 608 se requiere para trabajar con los sistemas de refrigeración sellados herméticamente que se utilizan en vehículos de motor para cargas refrigeradas o los sistemas de aire acondicionado para autobuses de pasajeros. Dadas las similitudes entre los aparatos MVAC y los similares a MVAC, la EPA recomienda que los técnicos que hagan servicio técnico a los aparatos similares a MVAC consideren la certificación según la Sección 609.

Tenga en cuenta que los autobuses que usan CFC-12 o HFC-134a para refrescar al conductor son MVAC. Sin embargo, los autobuses que usan HCFC-22, no son MVAC ni aparatos similares a MVAC, sino equipos de alta presión comprendidos en la certificación según la Sección 608. Por lo tanto, si hace servicio técnico a sistemas de aire acondicionado para el conductor (MVAC) y del sistema de aire acondicionado para pasajeros, necesitará ambas certificaciones: una 609 MVAC y una 608. De igual modo, si hace servicio técnico al sistema de aire acondicionado de la cabina de un camión (MVAC) y también a los contenedores de carga refrigerada, entonces también necesitará las dos certificaciones: 609 MVAC y 608.

Aparato de alta presión: aparato que usa un refrigerante con una presión de saturación de fase líquida de entre 170 psia y 355 psia a 104 °F. Esta definición incluye, entre otros, a los aparatos que usan R-401A, R-409A, R-401B, R-411A, R-22, R-411B, R-502, R-402B, R-408A, R-410A y R-402A.

Aparato de baja presión: aparato que usa un refrigerante con una presión de saturación de fase líquida por debajo de 45 psia a 104 °F. Esta definición incluye, entre otros, a los aparatos que usan R-11, R-123 y R-113.

Aparato de muy alta presión: aparato que usa un refrigerante con una temperatura crítica por debajo de 104 °F o con una presión de saturación de fase líquida por encima de 355 psia a 104 °F. Esta definición incluye, entre otros, a los aparatos que usan R-13 o R-503. Entre los refrigerantes de muy alta presión se incluyen a R-13, R-23 y R-503.

Aparato pequeño: cualquiera de los siguientes productos que son completamente fabricados, cargados y herméticamente sellados en una fábrica y que tienen cinco libras o menos de refrigerante: refrigeradores y congeladores diseñados para uso doméstico, aparatos de aire acondicionado de uso doméstico (incluidos los aparatos de aire acondicionado de ventana y los aparatos de aire acondicionado compactos de pared), bombas de calor individuales compactas, deshumidificadores, equipos para fabricar hielo para montar debajo del mostrador, máquinas expendedoras y enfriadores de agua potable.

Aparatos similares a MVAC: aparatos de compresor abierto, de compresión mecánica del vapor, que se usan para enfriar los compartimientos del conductor o pasajeros de un vehículo todo terreno, incluidos los vehículos para la agricultura o la construcción. Esta definición excluye a los aparatos que usan refrigerante HCFC-22, o sus sustitutos, como por ejemplo, R-410A o R-407.

Los reglamentos que implementan las secciones 609 y 608 tratan a los MVAC y a los aparatos similares a MVAC (y a las personas que les hacen servicio técnico) de manera levemente diferente. Una diferencia clave es que las personas que hacen servicio técnico a los MVAC están sujetas a los requisitos de la certificación para técnicos y equipos según la Sección 609 únicamente si realizan “servicio por contraprestación”, mientras que las personas que hacen servicio técnico a los aparatos similares a MVAC están sujetas a los requisitos definidos para la certificación para equipos y técnicos establecidos en los reglamentos de la Sección 608 y 609, independientemente de que reciban una compensación por su trabajo.

Otra diferencia es que las personas que hacen servicio técnico a los aparatos similares a MVAC tienen la opción de obtener la certificación como técnicos Tipo II según la Sección 608 en lugar de obtener la certificación como técnicos de MVAC según la Sección 609 y según la subparte B. Las personas que hacen servicio técnico a MVAC no tienen esta opción. Deben estar certificados como técnicos de MVAC según la Sección 609 si realizan servicio técnico de aparatos de aire acondicionado por una compensación.

Asfixia: desplazamiento del oxígeno en una sala por un refrigerante más denso.

Azeótropo: mezcla de dos o más componentes cuya composiciones equilibradas de la fase de vapor y la fase líquida son iguales a una presión dada. Estos refrigerantes reciben la designación serie 500 de ASHRAE y se comportan como un solo refrigerante. Se pueden cargar como líquido o como vapor.

Bomba de vacío: dispositivo que se usa para bombear el aire, la humedad y otros no condensables fuera de un sistema y, por ende, evacuar el sistema. La extracción del aire y de los no condensables baja la presión dentro del sistema (por debajo de la presión atmosférica), lo cual causa que el agua líquida atrapada se evapore y se extraiga mediante la bomba de vacío. Las bombas de vacío de simple y doble efecto se usan generalmente en la industria de HVAC/R (calefacción, ventilación, aire acondicionado y refrigeración). Una bomba de vacío de doble efecto se necesita para extraer el vacío profundo (por debajo de 500 micrones), lo que es necesario para evacuar y eliminar de manera apropiada el agua de los sistemas. Ambos tipos de bomba de vacío, de simple y doble efecto, están clasificadas por su capacidad volumétrica, que generalmente se expresa en pies cúbicos por minuto (cfm). Las bombas de tres a seis cfm se usan generalmente en aplicaciones residenciales.

Carga normal: cantidad de refrigerante dentro del aparato o componente del aparato cuando el aparato está funcionando con una carga completa de refrigerante.

Manguito de proceso: tramo de tubería que permite acceder al refrigerante que está dentro de un aparato pequeño o aparato de aire acondicionado de uso doméstico que puede ser resellado al finalizar la reparación o el servicio técnico.

Mantenimiento, servicio técnico o reparación mayor: servicio técnico o reparación que implica retirar el compresor, condensador, evaporador o un serpentín del intercambiador de calor auxiliar.

 

No condensables: gases que no se condensan en ningún lugar del sistema de compresión del vapor y que generalmente se acumulan en el condensador.

Reciclado: proceso para extraer refrigerante de un aparato y limpiar el refrigerante para reusarlo sin cumplir con todos los requisitos de la regeneración. En general, el refrigerante reciclado es un refrigerante que se limpia mediante la separación del aceite y una o múltiples pasadas a través de dispositivos tales como filtros secadores con núcleo reemplazable, lo que reduce la humedad, la acidez y las partículas.

Recuperación: eliminación de refrigerante en cualquier condición de un aparato y almacenarlo en un recipiente externo sin necesidad de someterlo a pruebas o procesarlo.

Recuperación autónoma: equipo de recuperación o reciclado que es capaz de retirar un refrigerante de un aparato sin la ayuda de los componentes que contiene el aparato.

 

Recuperación dependiente del sistema: recuperación que requiere la ayuda de componentes que contiene un aparato para retirar el refrigerante del aparato.

Refrigerante no azeotrópico: sinónimo de zeotrópico, que es el término preferido aunque menos usado como descriptor. Zeotrópico se refiere a las mezclas que comprenden múltiples componentes de diferentes volatilidades que, cuando se usan en ciclos de refrigeración, cambian de composición volumétrica y de temperaturas de saturación (exhiben deslizamiento de temperatura) mientras se evaporan (hierven) o se condensan a temperatura constante. Estos refrigerantes reciben la designación serie 400 de ASHRAE.

Regeneración: reproceso del refrigerante para regresarlo a las especificaciones de un producto nuevo o al menos para obtener la pureza especificada en la norma ARI 700, Especificaciones para refrigerantes de fluorocarbono, y para verificar esta pureza utilizando los procedimientos de pruebas analíticas que se describen en la norma.

Sustituto: cualquier sustituto de producto o sustancia química, ya sea existente o nuevo, que utilice cualquier persona como un reemplazo de un compuesto de clase I o II en un determinado uso final.

Técnico: cualquier persona que realice tareas de mantenimiento, servicio técnico o reparación que razonablemente podrían liberar refrigerante a la atmósfera, incluidos, entre otros, los instaladores, los empleados de contratistas, el personal de servicio técnico interno y, en algunos casos, los propietarios. Técnico también significa cualquier persona que desecha aparatos, excepto los aparatos pequeños.


Sección básica

Reducción del ozono

Atmósfera terrestre

La atmósfera terrestre está compuesta por la tropósfera y la estratósfera. La tropósfera, la parte más baja de la atmósfera, se extiende desde la superficie de la tierra hasta aproximadamente 9 millas en el espacio en el ecuador, pero una altura menor en las regiones polares. La estratósfera, que es la capa sobre la tropósfera, se extiende aproximadamente 30 millas en el espacio.

La capa estratosférica contiene 90% de ozono, que es un gas que ayuda a formar la capa protectora de la tierra contra los rayos ultravioleta (UV-B) perjudiciales del sol.

El ozono

El ozono en la estratósfera sobre la Tierra es una molécula bastante simple, aunque inestable, que está formada por tres átomos de oxígeno. La inestabilidad de la molécula permite que los átomos de oxígeno libres reaccionen fácilmente con el nitrógeno, el hidrógeno, el cloro y el bromo. Como los CFC contienen un átomo de cloro, cuando ingresan en la estratósfera, pueden destruir el ozono.

De hecho, según la teoría de Rowland-Molina, cada átomo de cloro en la estratósfera puede destruir 100,000 moléculas de ozono. Esta disminución en la cantidad de ozono en la estratósfera permite que más radiación ultravioleta llegue hasta la superficie de la tierra.

Acción legislativa

Como la reducción del ozono en la estratósfera es un problema global, hay un consenso nacional e internacional para restringir el uso de los halocarbonos, incluidos los clorofluorocarbonos (CFC), los halones, el tetracloruro de carbono y el metilcloroformo, debido al riesgo de la reducción de la capa de ozono estratosférica a través de la liberación de cloro o de bromo, que daña aún más que el cloro.

En septiembre de 1987, los Estados Unidos y otros 22 países firmaron el Protocolo de Montreal sobre las sustancias que reducen la capa de ozono. Este acuerdo convocó a eliminar gradualmente determinados CFC, HCFC y halones. Los países responsables de aproximadamente el 95% de la capacidad mundial de producción de CFC y halones firmaron el Protocolo de Montreal. Cada dos años, las partes deben evaluar las tecnologías científicas, económicas y alternativas relacionadas con la protección de la capa de ozono.

El monitoreo de la capa de ozono

Los científicos saben que la mejor prueba de que los CFC se encuentran en la estratósfera es tomar muestras de aire desde la estratósfera y medir los CFC en las muestras. El 3 de febrero de 1992, la NASA publicó los datos preliminares obtenidos por medio del experimento Arctic Airborne Stratospheric Experiment-II, una serie de vuelos a gran altitud de aviones con instrumentos sobre el hemisferio norte. También se obtuvieron otros datos de las observaciones iniciales del Satélite de Investigación de la Atmósfera Superior de la NASA, que se lanzó en septiembre de 1991.

Según la teoría de Rowland-Molina, el monóxido de cloro es el agente clave responsable de la reducción del ozono estratosférico. El hallazgo de monóxido de cloro en la estratósfera superior indica que la capa de ozono está siendo destruida. Las mediciones demuestran niveles más altos de monóxido de cloro sobre Canadá y Nueva Inglaterra que los que se observaron durante los muestreos anteriores. De hecho, los niveles de monóxido de cloro sobre los Estados Unidos y Canadá, y tan lejos como el Caribe en el sur, fueron muchas veces superiores a lo que habían pronosticado los modelos de fases de gas. Los científicos creen que estos niveles son sólo parcialmente explicables por reacciones superficiales de aerosol, mejoradas debido a las emisiones de las erupciones volcánicas del Monte Pinatubo.

La expedición también descubrió que eran bajos los niveles de cloruro de hidrógeno, un compuesto químico que almacena el cloro atmosférico en un estado menos reactivo. Este hallazgo proporciona evidencia nueva de la existencia de procesos químicos que convierten formas estables de cloro en formas que destruyen el ozono.

Además, los niveles de óxido de nitrógeno también fueron bajos, lo que proporciona evidencia de reacciones que tienen lugar en la superficie de aerosoles que disminuyen la capacidad de la atmósfera para controlar la acumulación de los radicales de cloro. Nuevas observaciones del cloruro de hidrógeno y del óxido de nitrógeno dieron a entender que el cloro y el bromo fueron más eficaces en la destrucción del ozono de lo que se creía anteriormente. De hecho, los refrigerantes que contienen bromo son los más perjudiciales para el ozono estratosférico.

Fuentes primarias de cloro en la atmósfera

Los clorofluorocarbonos (CFC) y los hidroclorofluorocarbonos (HCFC) son los compuestos principales en el problema de la reducción del ozono. Si bien algunos creían que los problemas con el ozono se debían en gran parte a eventos naturales, como las erupciones volcánicas, los datos demuestran que el cloro en la estratósfera proviene principalmente de los CFC, lo que se sustenta con las siguientes evidencias:

·         El aumento de la cantidad de cloro en la estratósfera equivale al aumento de la cantidad de flúor, que proviene de fuentes naturales diferentes a las del cloro.

·         El aumento de la cantidad de cloro en la estratósfera equivale al aumento de las emisiones de CFC.

·         Las muestras de aire tomadas en la estratósfera por encima de los volcanes en erupción demuestran que los volcanes contribuyen sólo con una pequeña cantidad del cloro en la estratósfera en comparación con los CFC.

Para detener el daño a la capa de ozono estratosférica, a los técnicos de los Estados Unidos se les exige recuperar refrigerante y usar buenas prácticas de servicio técnico  para capturar los CFC y los HCFC que dañan el ozono. Mediante el uso de refrigerantes alternativos que no reduzcan la capa de ozono, esta práctica erradicará definitivamente el uso de los CFC y los HCFC.

CFC

Los clorofluorocarbonos (CFC) son una familia de refrigerantes que contienen los elementos cloro, flúor y carbono. Los CFC tienen características que los hacen más propensos a llegar a la estratósfera que la mayor parte de los demás compuestos que contienen cloro. Los refrigerantes que contienen cloro pero no hidrógeno son tan estables que no se descomponen en la atmósfera inferior después de ser liberados. El cloro o el bromo reaccionan con el ozono (O3), provocando que éste cambie a oxígeno (O2), lo que destruye la capa de ozono.

Los CFC tienen un enorme potencial de reducción del ozono (ODP, por sus siglas en inglés). El ODP es una medida relativa de la capacidad de los CFC y los HCFC de destruir el ozono. El potencial de cualquier sustancia para destruir el ozono se clasifica con relación a CFC-11, al que se le da el valor de ODP de 1.  Los hidrofluorocarbonos (HFC) tienen un ODP de cero pero sí contribuyen al calentamiento global; éste es otro problema que se tratará más adelante.

Los siguientes refrigerantes contienen CFC:

·         R-500

·         R-12

HCFC

Los hidroclorofluorocarbonos (HCFC) son una familia de refrigerantes que contienen hidrógeno, cloro, flúor y carbono. Como el hidrógeno reduce la estabilidad del compuesto, estos refrigerantes tienen un mayor potencial de deterioro antes de alcanzar la estratósfera, lo que significa que los HCFC tienen un ODP bajo. Los HCFC han sido utilizados para reemplazar los CFC porque causan menos reducción del ozono, lo que los hace menos perjudiciales para el ozono estratosférico que los CFC.

El 1.° de enero de 2010, con la implementación de dos reglas se impuso una prohibición para la producción, venta o importación de sistemas nuevos que usen refrigerantes HCFC-22 o HCFC-142b o mezclas que contengan estos refrigerantes. Éstas son las reglas: la regla de Aparatos Precargados (Pre-Charged Appliance Rule) y la regla de Asignación (Allocation Rule). Actualmente, estos refrigerantes sólo pueden usarse en el servicio técnico y reparación de equipos existentes.

La regla de Aparatos Precargados prohíbe la venta o la distribución de productos de refrigeración y de aire acondicionado precargados, y de componentes que contengan HCFC-22 o HCFC-142b, o las mezclas que contengan una o ambas sustancias. La prohibición se aplica a los aparatos y componentes fabricados a partir del 1.° de enero de 2010, pero no a los aparatos o componentes que se fabricaron antes de esa fecha.

La regla de Asignación, junto con los requisitos existentes de la EPA, prohíbe a los fabricantes cargar los aparatos recientemente fabricados con HCFC-22 o HCFC-142b puro o con mezclas que contengan estos refrigerantes.

Estas restricciones para la venta y la producción de HCFC-22 y HCFC‑142b también afectan a cualquier mezcla que contenga estos refrigerantes. El HCFC-22 se utiliza como un componente en otras mezclas de refrigerantes comunes, entre ellos R-401A, R-402A, R-409 y R-502. Estos refrigerantes tienen aplicaciones en la refrigeración de alimentos de venta al público, las cámaras frigoríficas, la refrigeración de proceso industrial y la refrigeración de transporte.

A partir del 1.° de enero de 2015, la prohibición de los HCFC se extenderá al uso de todos los HCFC en sistemas nuevos y únicamente permitirá el uso de los HCFC para aplicaciones especiales que incluyan el servicio técnico y la reparación de equipos existentes.

A partir del 1.° de enero de 2020 entrará en vigor la prohibición sobre la producción o la importación de cualquier refrigerante HCFC. Por lo tanto, después del 1.° de enero de 2020, sólo se podrán usar los HCFC regenerados o recuperados en equipos existentes.

La mayor parte de los sistemas de aire acondicionado comerciales pequeños fabricados antes de 2010 usan HCFC-22. Sin embargo, debido a la prohibición de HCFC-22 en nuevos equipos, HFC-410A ahora es el refrigerante que más se usa en sistemas pequeños de aire acondicionado y bombas de calor de uso residencial y comercial.

Los siguientes refrigerantes contienen HCFC:

·         R-22

·         R-123

·         R-124

HFC

Los hidrofluorocarbonos (HFC) son una familia de refrigerantes que contienen hidrógeno, flúor, y carbono, pero no contienen cloro. Los refrigerantes HFC no dañarán el ozono estratosférico.

Los siguientes refrigerantes son HFC:

·         R-134a

·         R-410A

Si bien los HFC tienen cero ODP, tienen un alto potencial de calentamiento global (GWP, por sus siglas en inglés). Según la EPA, todos los CFC, HCFC y HFC contribuyen al calentamiento global. Muchas naciones europeas están considerando ahora la prohibición de los refrigerantes con un GWP superior a 150 o incluso a 100.

 

Efectos en la salud humana

Cuando se produce la reducción del ozono, aumenta la penetración de la radiación UV-B, lo que ocasiona un daño potencial a la salud y al medioambiente, incluidos los siguientes:

·         Mayor incidencia de determinados cánceres a la piel y cataratas

·         Supresión del sistema inmunológico

·         Daño a las plantas, incluyendo los cultivos y los organismos acuáticos

·         Mayor formación de ozono a nivel del suelo

·         Mayor desgaste de los plásticos de exteriores


Ley del Aire Limpio

La EPA también es responsable de fijar los reglamentos para todos los equipos de aire acondicionado y refrigeración que usan refrigerantes CFC, HCFC o HFC.

Para 1994, los halones fueron completamente eliminados de manera gradual. El programa de eliminación gradual se aceleró de manera tal que la producción y el consumo de los CFC, los CFC halogenados, el tetracloruro de carbono y el metilcloroformo se completaría en 1996. Sin embargo, la EPA desarrolló una propuesta que finalizaría la producción de estas sustancias químicas para fines de 1995.

Además de establecer el programa de eliminación gradual de la producción de CFC/HCFC, la Ley del Aire Limpio ha sido la responsable de prohibir el “venteo” de refrigerantes y autorizar a la EPA a fijar normas para la recuperación de refrigerantes.

EPA

Según la Ley del Aire Limpio, la EPA estableció límites para determinados contaminantes del aire, incluida la cantidad de contaminación que puede haber en el aire en cualquier lugar de los Estados Unidos. Este límite ayuda a garantizar que todos los estadounidenses cuenten con la protección básica de la salud y el medioambiente contra la contaminación del aire. La Ley del Aire Limpio también otorga a la EPA autoridad para limitar las emisiones de los contaminantes del aire provenientes de plantas de productos químicos, servicios públicos y acerías. Aunque los gobiernos estatales, tribales y locales pueden redactar leyes que sigan los reglamentos de la Ley del Aire Limpio/EPA, también pueden establecer y hacer cumplir leyes más exigentes que las que fija la EPA sobre la contaminación ambiental.

En la Sección 608 de la Ley del Aire Limpio, la EPA estableció reglamentos que exigen que las personas que hacen servicio técnico o desechan equipos de refrigeración y de aire acondicionado deben certificar en la EPA que adquirieron equipos de recuperación de refrigerante y/o equipos de reciclado y que cumplen con los requisitos de la regla. La EPA ha fijado normas para la recuperación de refrigerantes, que se detallan mejor en las secciones correspondientes a la certificación Tipo I, Tipo II y Tipo III de esta guía de capacitación. Estas normas de recuperación de refrigerantes son necesarias para mantener suministros adecuados para las visitas de servicio técnico después de las prohibiciones de producción, para evitar el venteo de refrigerantes a la atmósfera y para evitar la reducción del ozono estratosférico.

Los técnicos de servicio técnico de aparatos de aire acondicionado para vehículos de motor (MVAC) se rigen por una sección diferente, en particular por la Sección 609 de la Ley del Aire Limpio. Si usted es técnico de MVAC, debe obtener una certificación para MVAC según la Sección 609.

Requisitos para llevar registros

Todas las personas de la industria de los refrigerantes enfrentan considerables requisitos para llevar registros según la Sección 608 de la Ley del Aire Limpio. Esto incluye a los propietarios y operadores de sistemas que usan los refrigerantes, a los técnicos que hacen el servicio técnico, la reparación o la disposición final de tales sistemas; a los mayoristas de refrigerantes, a los centros de disposición final de los refrigerantes y a los regeneradores de refrigerantes.

La EPA estableció una tasa de fuga máxima por equipo que contenga 50 libras o más de refrigerante. Cuando se hace servicio técnico a sistemas que contienen menos de 50 libras de refrigerante, legalmente no se le exige que repare las fugas, pero debería hacerlo siempre que sea posible. Desde el 14 de junio de 1993, la EPA exige que se reparen las “fugas sustanciales” de los sistemas que contienen 50 libras o más de refrigerante en un plazo de 30 días. Una fuga sustancial es aquella que equivale al 35% por año o más de la carga normal de los sistemas de refrigeración de proceso industrial y refrigeración comercial. Para todos los demás sistemas, la EPA define como una fuga sustancial a una tasa de fuga del 15% de pérdida de la carga por año.

Revocación de su certificación

Actualmente, la certificación para técnicos según la Sección 608 no tiene expiración. Sin embargo, la EPA puede exigir que los técnicos demuestren su capacidad para realizar procedimientos correctos de recuperación y/o reciclado de refrigerante. Si usted no demuestra que sabe usar el equipo o no lo usa correctamente, la EPA puede revocar su certificado de técnico. Si se rehúsa a demostrar su capacidad para usar de manera correcta un equipo aprobado o si no lo usa correctamente, la EPA probablemente emitirá una orden administrativa pidiéndole que demuestre el cumplimiento del estatuto y los reglamentos. Si falla en dicha demostración, la EPA ordenaría la revocación de su certificado.

Los técnicos de refrigeración que infrinjan la Ley del Aire Limpio pueden perder su certificación de la EPA, pueden ser multados, o les pueden pedir que comparezcan ante un tribunal federal. Algunas de estas infracciones incluyen la falsificación de registros o no llevar los registros exigidos, no lograr los niveles de evacuación exigidos antes de abrir o desechar aparatos y liberar, a sabiendas, refrigerantes mientras reparan aparatos.

Consejo

Recuerde que todos los refrigerantes deben ser recuperados, no sólo los CFC y los HCFC.

 

Recuperación y reciclado

La EPA define “aparato” como cualquier dispositivo que contenga y use una sustancia de clase I o clase II, o sus sustitutos, como un refrigerante y se use para fines residenciales, comerciales o industriales, incluidos los acondicionadores de aire, los refrigeradores, los enfriadores o los congeladores. Para implementar los requisitos de la disposición final segura según la Sección 608, la EPA exige que retire todos los refrigerantes de los aparatos, máquinas y otros enseres antes de que los abra para su servicio técnico, reparación o disposición final.

La EPA también exige que todos los equipos de aire acondicionado y refrigeración, excepto los que la EPA define como aparatos pequeños, tengan una abertura para el servicio técnico que facilite la recuperación del refrigerante. En cambio, los aparatos pequeños pueden tener un manguito de proceso para usar con una válvula perforadora de acceso. El propósito de este requisito es facilitarles a los técnicos la recuperación del refrigerante de estos sistemas.

Todos los refrigerantes se deben recuperar antes de abrir o desechar los aparatos independientemente del tipo de refrigerante que contenga un sistema; ese refrigerante se debe recuperar cuando el sistema o el aparato se abra para su servicio técnico, reparación o antes de su disposición final. Una buena práctica es “interrumpir el vacío” con nitrógeno antes de abrir un sistema evacuado al aire porque esto evita que el vacío atraiga aire y contaminantes al sistema cuando se abra.

 

Tipos de equipos

Los equipos de recuperación y reciclado se pueden dividir en dos tipos principales: los equipos autónomos y los equipos dependientes del sistema:

·         El equipo autónomo cuenta con su propio medio para extraer el refrigerante del sistema y es capaz de retirar el refrigerante (líquido y/o vapor) de un aparato sin la ayuda de los componentes que contiene el aparato. Todas las máquinas de reciclado son autónomas.

·         El equipo dependiente del sistema depende exclusivamente del compresor en el aparato y/o la presión del refrigerante en el aparato para recuperar el refrigerante. El equipo de recuperación dependiente del sistema sólo puede utilizarse en aparatos con 15 libras o menos de refrigerante.

Todos los dispositivos que se usen para la recuperación de refrigerante y el reciclado deben cumplir con las normas de la EPA. Los equipos destinados para el servicio técnico de equipos de aire acondicionado y refrigeración (excepto los aparatos pequeños) deben ser probados, según los requisitos de la EPA, basados en el protocolo de prueba ARI 740, que es el procedimiento de prueba para los equipos de recuperación y reciclado.

 

Nota

El equipo que se usa para desechar el refrigerante de los aparatos pequeños, así como también de otros equipos de refrigeración y de aire acondicionado puede ser de fabricación casera (Clasificación reguladora C y D), pero este equipo casero igualmente debe ser certificado por la EPA usando este mismo formulario de la EPA.

 

Reciclado

Los refrigerantes recuperados, reciclados y regenerados sirven como una transición útil mientras se desarrollan refrigerantes alternativos. En los Estados Unidos, la producción o la importación de los CFC finalizó el 31 de diciembre de 1995. Los suministros de refrigerantes de CFC para hacer el servicio técnico de unidades existentes en los Estados Unidos sólo pueden provenir de la recuperación y el reciclado.

Venteo

A partir del 1.° de julio de 1992, la Sección 608 de la Ley del Aire Limpio declara ilegal que las personas intencionalmente permitan el venteo a la atmósfera de sustancias que reducen el ozono usadas como refrigerantes mientras realizan tareas de mantenimiento, servicio técnico, reparación o disposición final de equipos de aire acondicionado y de refrigeración. Las enmiendas posteriores han declarado ilegal el venteo intencional de cualquier refrigerante a la atmósfera.

Según esta prohibición sólo se permiten cuatro tipos de emisiones:

1.      Cantidades “De minimis” (pequeñas, inevitables) de refrigerante liberado en el transcurso de los intentos de buena fe de recapturar y reciclar o desechar de manera segura un refrigerante.

2.      Los refrigerantes emitidos en el transcurso del funcionamiento normal de equipos de aire acondicionado y de refrigeración (en contraposición a las emisiones durante el mantenimiento, servicio técnico, reparación o disposición final de estos equipos) como por ejemplo, producto de la purga mecánica y las fugas. Sin embargo, la EPA exige la reparación de las fugas sustanciales en los sistemas con más de 50 libras de carga (como se mencionó anteriormente). Una unidad de purga defectuosa que ocasiona una pérdida considerable de refrigerante se considera como una fuga sustancial, y la unidad de purga debe repararse como cualquier otra fuente de fugas.

3.      Las emisiones de CFC o HCFC que no se usan como refrigerantes. Por ejemplo, se pueden emitir mezclas de nitrógeno y una pequeña cantidad de refrigerante (como R-134a, R-410A o, inclusive, R-22) que se usan como gases de prueba de fugas o como retención de carga. Sin embargo, la emisión de mezclas de nitrógeno y refrigerante resultantes de agregar nitrógeno a un aparato totalmente cargado para verificar si el aparato tiene fugas constituye una infracción de las normas de la EPA. En otras palabras, no puede agregar nitrógeno a un sistema simplemente para denominarlo gas de detección de fugas y evitar la recuperación del refrigerante. Para usar un gas de detección de fugas, el refrigerante en el sistema se debe recuperar (a los niveles de evacuación requeridos). Una vez que se realizan las reparaciones, se puede agregar una pequeña cantidad de refrigerante al sistema antes de que el sistema se presurice con nitrógeno. La pequeña cantidad de refrigerante que se mezcla con el nitrógeno se agrega para poder usar un detector de fugas electrónico para buscar las fugas. La mezcla de detección de fugas no necesita recuperarse y se puede ventear. No use un gas de detección de fugas; en su lugar, use nitrógeno puro, si no planifica usar un detector electrónico de fugas con haluro.

4.      Las pequeñas emisiones de refrigerante que resultan de la purga de mangueras, o de conectar o desconectar mangueras para cargar o hacer el servicio técnico de aparatos no se consideran infracciones de la prohibición de venteo. Sin embargo, los equipos de recuperación y reciclado que se fabricaron después del 15 de noviembre de 1993, deben estar equipados con accesorios de baja pérdida.

Desde el 15 de noviembre de 1995 ha sido ilegal ventear refrigerantes de clase I y clase II. También ha sido ilegal ventear sustitutos de los refrigerantes de CFC y HCFC desde noviembre de 1995. Actualmente es ilegal ventear intencionalmente cualquier refrigerante, incluidos los HFC, porque aunque los refrigerantes de HFC no tienen un potencial de reducción del ozono (ODP), contribuyen al calentamiento global y no deben ser venteados.

La venta de refrigerantes usados

Está prohibida la venta de refrigerantes usados que no estén regenerados. Por lo tanto, según los reglamentos de la EPA, usted sólo puede vender refrigerantes recuperados a centros de regeneración para que sean purificados según el nivel ARI-700 requerido. (Ésta es la norma de pureza fijada por la industria que también se usa para refrigerantes nuevos puros). Sólo así se puede volver a vender el refrigerante recuperado para su uso en equipos de refrigeración. Puede encontrar una lista de regeneradores de refrigerantes certificados por la EPA en el sitio web de la EPA.

Quiénes pueden comprar refrigerantes

Las únicas personas que pueden comprar legalmente refrigerantes que reducen el ozono nuevos o regenerados (tales como CFC-11, CFC-12 y HCFC-22) en un envase de cualquier tamaño (excepto las latas pequeñas de CFC-12, consulte el siguiente párrafo) para aplicaciones que no sean en vehículos de motor son los técnicos que han sido certificados por la EPA para la recuperación de refrigerantes. El técnico debe tener una certificación Tipo I, Tipo II, Tipo III o Universal según la Sección 608 de la EPA. Esta restricción en la venta abarca a los refrigerantes que reducen el ozono y que vienen en envases a granel, como latas, cilindros o barriles.

Disposición final

Se debe recuperar el refrigerante de los equipos de aire acondicionado y de refrigeración que generalmente se desmantelan en el lugar antes de su desecho (por ejemplo, la refrigeración de alimentos de venta al público, el sistema de aire acondicionado central residencial, los enfriadores y la refrigeración de proceso industrial) según los requisitos de la EPA para servicio técnico antes de desecharlos. Se debe recuperar el refrigerante de los equipos que pudieran ingresar al flujo de desechos como un sistema completo con la carga intacta (por ej., los aparatos de aire acondicionado para vehículos de motor, los refrigeradores, los congeladores y los aparatos de aire acondicionado de uso doméstico) antes de desecharlos. Por lo tanto, antes de desechar cualquier sistema que contenga un refrigerante, se debe recuperar primero el refrigerante.

Cuando esté recuperando el refrigerante, no puede reusar un cilindro de refrigerante desechable. Cuando termine un cilindro desechable, y esté seguro de que todo el refrigerante ha sido recuperado y que el cilindro queda inutilizable, puede reciclar el metal.

Consejo

Para que el cilindro quede inutilizable antes de desecharlo, rompa la válvula o perfore el cilindro. De esta manera se evita que otra persona use el cilindro para cualquier fin de almacenamiento de gas presurizado.

Precaución

A pesar de las advertencias, algunas personas usan viejos cilindros de refrigeración desechables para almacenar aire comprimido. Ésta es una práctica insegura y peligrosa. Los cilindros desechables se fabrican con una cubierta de acero liviano que está sin pintar en el interior. Incluso una leve corrosión (óxido) interna puede debilitar gravemente la estructura aun cuando el exterior pintado luce bien. La corrosión puede hacer que el cilindro explote.

Todo cilindro de refrigerante que contenga líquido y vapor estará a la presión de saturación para ese refrigerante. Por ejemplo, un cilindro R-410 desechable que le quede sólo una libra de refrigerante en el tanque de acero desechable estará aún a 277 psig si está almacenado en un ambiente de 90 °F. Por lo tanto, no deje cilindros desechables casi vacíos en cualquier lugar donde puedan ser olvidados hasta que exploten. En cambio, recupere cualquier resto de refrigerante, inutilice el cilindro desechable (perfore o rompa la válvula), y deseche o recicle el metal.

Según los requisitos de la EPA para la disposición final segura, la última persona en la cadena de desechos (por ej., un reciclador de chatarra o el propietario de un vertedero) es la responsable de garantizar que se recupere el refrigerante de cualquier equipo antes de su disposición final. Si la última persona de la cadena de desechos acepta aparatos que ya no contienen ninguna carga de refrigerante, esa persona es la responsable de obtener y conservar una declaración firmada de la persona que retiró el refrigerante, en la que declare que el refrigerante se recuperó apropiadamente. Cualquier persona de la cadena de desechos puede retirar el refrigerante, pero la última persona de la cadena, es decir, el operador de la chatarra o del vertedero, es quien debe asegurarse de que todo el refrigerante haya sido retirado y debe llevar registros (conservar las declaraciones firmadas) para verificar que se ha hecho esto.

Cumplimiento de la ley

El sitio web de la Oficina de Seguimiento de Implementación y Cumplimiento de la Ley (Office of Enforcement and Compliance Assurance) de la EPA acepta informes anónimos sobre emisiones ilegales de refrigerante o sobre otras infracciones de los reglamentos de la Ley del Aire Limpio, que hayan sido presenciadas o de las que se tengan sospechas. La EPA hace cumplir los reglamentos mediante la investigación de las fugas informadas, llevando a cabo inspecciones sorpresa y hasta ofreciendo recompensas de hasta $10,000 por información de infracciones no informadas. Sin embargo, la EPA no ofrece automáticamente la recompensa de $10,000 o cualquier otra compensación a las personas que informan a la agencia sobre posibles infracciones con respecto a los refrigerantes.

 

 

Aceites y refrigerantes sustitutos

Mezclas de refrigerantes

La Sociedad Americana de Ingenieros de Calefacción, Refrigeración y Aire Acondicionado (ASHRAE) cuenta con un sistema específico de numeración (basado en la estructura química) para designar a los refrigerantes. Además, en el sitio web de esta organización, ashrae.org, figura una lista de refrigerantes aprobados con información detallada acerca de su composición y seguridad.

Las mezclas de refrigerantes también están numeradas de acuerdo con el sistema de la ASHRAE. Cada mezcla está compuesta por dos o más refrigerantes con distintas características físicas. Las mezclas de refrigerantes compuestas por dos refrigerantes se denominan combinaciones binarias. Las mezclas de refrigerantes compuestas por tres refrigerantes se denominan combinaciones ternarias.

Tipos de mezclas de refrigerantes

Las mezclas se dividen en dos clasificaciones: azeotrópicas y no azeotrópicas (también denominadas zeotrópicas), según las características del deslizamiento de temperatura de la mezcla.

Mezclas azeotrópicas

Una mezcla azeotrópica de refrigerantes actúa como un refrigerante monocomponente en todo su alcance. En condiciones normales, las mezclas azeotrópicas no se separan.

Las mezclas no azeotrópicas o zeotrópicas

Al igual que las mezclas azeotrópicas, las no azeotrópicas (zeotrópicas) consisten en múltiples refrigerantes combinados. La diferencia es que la mezcla no azeotrópica de refrigerantes sigue actuando como una mezcla de refrigerantes aún luego de ser combinada y no como un solo refrigerante.

A estas mezclas no se les puede tratar como un refrigerante puro durante el servicio técnico. Sólo las puede cargar como líquido, y cuando hay una fuga en el sistema, no se puede llenar hasta arriba de refrigerante. El motivo por el que no se puede llenar hasta arriba con una mezcla no azeotrópica es porque estas mezclas se fraccionan durante una fuga (o ante una carga de vapor). Por lo tanto, las características de la mezcla cambian porque el refrigerante más volátil entra en ebullición en mayor proporción durante una fuga (o durante una carga de vapor). Esto genera un cambio drástico en la composición y en las propiedades del refrigerante.

A estos refrigerantes no azeotrópicos se les brinda la designación de refrigeración serie 400 de ASHRAE.

Mezclas casi azeotrópicas

Otra clasificación informal de las mezclas de refrigerantes es la denominada casi azeotrópica. Las mezclas casi azeotrópicas son mezclas no azeotrópicas con un deslizamiento de temperatura muy pequeño. Es decir, su composición volumétrica y sus temperaturas de saturación cambian en casi la misma medida que las mezclas azeotrópicas. El deslizamiento de temperatura es tan pequeño que es imposible distinguirlo. Note que en el ejemplo siguiente el deslizamiento de temperatura de R-410A no azeotrópico es de sólo 0.2 °F, lo que lo convierte en una mezcla de refrigerantes casi azeotrópica.

Si bien R-410A y otros refrigerantes casi azeotrópicos pueden ser tratados como azeotrópicos, la mayoría de los fabricantes recomienda que igualmente sean cargados como líquido, aunque pueden llenarse hasta arriba, lo que implica un gran beneficio.

Los refrigerantes no azeotrópicos mezclados se fugan de un sistema en cantidades desiguales debido a las diferentes presiones de vapor, por lo que estos sistemas no pueden llenarse hasta arriba. En lugar de eso, debe recuperar todo el refrigerante y enviarlo a un centro de reprocesamiento (regeneración). El sistema (luego de ser reparado) debe ser recargado utilizando únicamente carga líquida (sin vapor).

TankMan_TipConsejo

El sistema de numeración de ASHRAE simplifica en algo el proceso porque le permite hacer el servicio técnico de cualquier refrigerante de la serie 500 como un refrigerante puro sin preocuparse por el fraccionamiento. Puede cargar los refrigerantes azeotrópicos de la serie 500 como líquido o vapor y, luego de una fuga, puede llenar hasta arriba los sistemas que contengan este tipo de refrigerante mezclado.

Cómo cargar una mezcla de refrigerantes

En general, las mezclas de refrigerantes no azeotrópicas de la serie 400 deben cargarse como líquido. Ya que estas mezclas de refrigerantes no azeotrópicas son una mezcla de diferentes refrigerantes con distinta volatilidad, si carga estas mezclas como vapor, el refrigerante con la presión de vapor más alta (el más volátil) se cargará en el sistema en mayor proporción que los otros componentes del refrigerante. La única forma de saber que una mezcla no azeotrópica está cargada de manera correcta y no se fraccionó durante el proceso de carga es cargarla como líquido.

Cambio de refrigerante

Según la EPA, no existe la “sustitución directa” de ningún refrigerante. El término sustitución directa significa que el refrigerante tiene exactamente el mismo enfriamiento, eficiencia, relación de presión y otros factores de desempeño que tenía el refrigerante original sin necesidad de cambios para el equipo existente. A pesar de lo que dice en algunos materiales de venta, cada refrigerante sustituto representa algún cambio en el sistema. Sin embargo, son cambios menores que no afectan en gran medida el desempeño.

Utilización de aceites sintéticos

Aceite éster

El aceite éster es el tipo de aceite más comúnmente utilizado en aplicaciones fijas de refrigeración con refrigerantes de HFC, como el HFC-134a y el HFC-410A. El aceite éster más común es el polioléster (POE). A pesar de que los refrigerantes de HFC suelen ser compatibles con la mayor parte de las piezas de los equipos de refrigeración y de aire acondicionado existentes, no son compatibles con los aceites minerales previamente utilizados en un sistema. En lugar de utilizar aceites minerales, puede hacer uso de cualquier aceite sintético apropiado.

TankMan_CautionPrecaución

Evite mezclar los aceites basados en éster con otros aceites, salvo en contenedores de desechos. En general, no debe mezclar diferentes tipos de aceite en un mismo sistema.

Todos los aceites sintéticos (como los aceites a base de éster POE, PVE y PAG) son extremadamente higroscópicos, lo que significa que absorben fácilmente la humedad. Al trabajar en un sistema con cualquier aceite sintético, tenga mucho cuidado de evitar el ingreso excesivo de humedad al sistema. Por ejemplo, mientras que el aceite mineral tiene un límite de saturación de agua de sólo 25 partes por millón (ppm), los nuevos aceites sintéticos absorben concentraciones de agua mucho más grandes. El aceite POE tiene un límite de saturación de 2,500 ppm, 100 veces más que el límite del aceite mineral. El PVE tiene un límite de saturación de 6,500 ppm, 260 veces más que el aceite mineral, y el PAG tiene un límite de saturación de 10,000 ppm, es decir, 400 veces más que el aceite mineral. De haber mucha más cantidad de agua, debe asegurarse de evitar el ingreso de humedad al sistema y seguir con rigor los métodos de triple evacuación.

Aceite alquilbenceno y aceite mineral

Para las instalaciones y conversiones del refrigerante de HCFC puede utilizar aceite mineral, aceite de refrigeración (PAG) alquilbenceno, o una combinación de ambos. El alquilbenceno es un aceite de refrigeración sintético más caro pero que se puede utilizar con todos los refrigerantes halocarbonados. Los aceites PAG no toleran ni siquiera las cantidades más pequeñas de cloruros, que pueden provenir de los revestimientos de la tubería, los métodos de limpieza desactualizados o los residuos de refrigerante de CFC que puedan haber quedado en el sistema.

El lubricante sintético comúnmente utilizado con mezclas que contienen HCFC es el alquilbenceno.

Los lubricantes sintéticos comúnmente utilizados con los refrigerantes de HFC y las mezclas de HFC son los aceites a base de éster POE.

Principios de la refrigeración

Los sistemas de refrigeración más comunes están compuestos por    cuatro piezas principales (ver Figura C – 1):

·         Compresor: transforma el vapor de baja presión en vapor de alta presión. Los tipos de compresores herméticos pequeños más comunes son el compresor de pistón, el compresor rotatorio y el compresor de espiral. Los tipos de compresores más grandes son los compresores centrífugos y los compresores de tornillo.

·         Condensador: transforma el vapor de alta presión en un líquido de alta presión mediante la eliminación del calor del refrigerante, lo que permite que el refrigerante entre en estado de condensación.

·         Válvula de expansión o dispositivo de estrangulamiento: hace que la presión disminuya para bajar la temperatura de saturación y permitir que el refrigerante se evapore o entre en ebullición en el evaporador de manera que impulse calor al refrigerante.

·         Evaporador: transforma (hierve) la mezcla de baja presión de dos fases de refrigerante líquido y vapor en una corriente totalmente de vapor de refrigerante impulsando calor al refrigerante (generando un enfriamiento) durante la evaporación.

Figura C – 1. Componentes de un sistema de enfriamiento

La siguiente sección explica cómo funcionan en conjunto estos componentes en el proceso de enfriamiento.

 

Funcionamiento del refrigerante

Un motor pone en funcionamiento el compresor que, a su vez, comprime el refrigerante de un vapor (ligeramente) supercalentado de baja presión a un vapor (altamente) supercalentado de alta presión. Este trabajo hace que el refrigerante se caliente a medida que se comprime. Otros factores que hacen que el refrigerante se caliente son los desperfectos en el proceso de compresión y en el motor eléctrico, si éste es enfriado por el refrigerante. El refrigerante enfría los compresores herméticos y semiherméticos.

El refrigerante sale del compresor como vapor supercalentado. Cuando el vapor de alta presión supercalentado sale del compresor, pasa entre las bobinas del condensador, que están diseñadas para expulsar este calor al ambiente exterior.

La expulsión de este calor hace que el refrigerante se condense a estado líquido. Este líquido generalmente se enfría unos grados por debajo de la temperatura de saturación para la presión del refrigerante (subenfriado). La cantidad de grados por debajo de la temperatura de saturación con que se enfría el refrigerante se denomina subenfriamiento. El refrigerante sale del condensador de un sistema en funcionamiento como líquido de alta presión, generalmente subenfriado levemente de 5 a 15 °F.

Luego, el refrigerante pasa del condensador al filtro secador, que lo limpia y seca. Este proceso de limpieza y secado es importante por dos motivos:

1.      El refrigerante líquido pronto comenzará a circular a través del dispositivo de expansión, pero como éste tiene el conducto de refrigerante más pequeño del sistema, es necesario quitar toda las impurezas antes de que el refrigerante ingrese al dispositivo de expansión.

2.      La abrupta caída de presión asociada al dispositivo de expansión también ocasiona una abrupta caída en la temperatura de saturación. Por lo tanto, si en el refrigerante hay algo de agua, el momento en que ésta se congelará seguramente será durante esta caída abrupta de temperatura en el dispositivo de expansión. Las gotitas de agua congelada pueden obstruir el dispositivo de expansión. Por lo tanto, el mejor lugar para quitar agua del refrigerante también es cuando ésta fluye hacia arriba del dispositivo de expansión.

Como se explicó antes, una vez fuera del filtro secador, el refrigerante líquido ingresa al dispositivo de expansión, que es básicamente una abertura pequeña o un conducto angosto que disminuye la presión del refrigerante. Este medidor puede ser pasivo, como una placa de orificio o un tubo capilar, o puede ser controlado de forma activa (como con una TXV o EXV) para mantener el supercalentamiento del refrigerante a la salida del evaporador.

El refrigerante ingresa en este dispositivo de expansión o medidor en estado líquido y sale como una mezcla de líquido y vapor denominada mezcla saturada de dos fases (fase de líquido y de vapor).

Luego, este refrigerante saturado de dos fases (ahora en el lado de baja presión del sistema) se evapora o entra en ebullición a la temperatura de saturación correspondiente a esta baja presión. A medida que el refrigerante se evapora o entra en ebullición, pasa de ser una mezcla de dos fases de líquido y de vapor, y se transforma totalmente en vapor y absorbe el calor del área circundante para poder enfriarse.

El refrigerante sale del evaporador como vapor saturado o como vapor supercalentado. En general, el refrigerante es calentado levemente por encima de la temperatura de saturación y la cantidad de grados con que se calienta el vapor por encima de esta temperatura se denomina supercalentamiento. Este refrigerante es supercalentado para garantizar que no quede líquido en el flujo de refrigerante que ingresa al compresor, ya que un compresor no puede comprimir refrigerante líquido e intentar hacerlo puede dañar el compresor. El refrigerante que ingresa al compresor de un sistema de refrigeración es vapor supercalentado de baja presión.

Luego, el compresor comprime el refrigerante como un vapor refrigerante de baja presión que viene del evaporador y lo transforma en un vapor aún más supercalentado a una presión más alta que después circula en dirección al condensador.

El proceso completo opera de manera continua transfiriendo calor desde la sección del evaporador dentro del área de enfriamiento a la sección del condensador fuera del área de enfriamiento, bombeando el refrigerante continuamente a través del sistema. Cuando se alcanza la temperatura fría deseada, se detiene el compresor y el bombeo de calor.

Cuando el sistema se apaga, el refrigerante migra hacia la parte más fría del sistema, en un movimiento que se denomina migración del refrigerante.

Una vez apagado el compresor, su cárter (sumidero de aceite) suele transformarse en la parte más fría del sistema por la diferencia en la presión del vapor entre el aceite y el refrigerante. Cuando el refrigerante migra al sumidero de aceite, puede diluir el aceite y así reducir su capacidad de lubricación. Este lubricante diluido puede lubricar las superficies de desgaste del compresor de forma inadecuada y también puede ocasionarle una falla prematura. Para evitar esto, se puede colocar un calentador del cárter en el cilindro exterior del compresor; dicho calentador se puede activar cuando el compresor no esté en funcionamiento.

TankMan_NoteNota

Cuando el refrigerante se comprime de la forma descrita, se denomina ciclo de compresión del vapor. El enfriamiento se da en este tipo de sistema de refrigeración por compresión del vapor de expansión directa cuando el refrigerante atrae el calor y el líquido se transforma en vapor en el evaporador. El enfriamiento se da siempre que el refrigerante se evapore o entre en ebullición en el intercambiador de calor evaporativo.

TankMan_CautionPrecaución

Nunca opere un compresor hermético cuando hay un vacío en el sistema porque el compresor utiliza el flujo de refrigerante para enfriar el motor que está dentro de la cubierta hermética. Si se opera en vacío, no habrá un flujo importante de refrigerante para enfriar el motor eléctrico, lo que provocará un rápido aumento en la temperatura del bobinado del motor y, por ende, el motor del compresor se quemará rápidamente. Por eso, las máquinas de recuperación no deben utilizar compresores herméticos.

Además, si está realizando una recuperación dependiente del sistema utilizando el compresor, observe con atención si el sistema tiene un compresor hermético para cerciorarse de que no se desarrolle un vacío excesivo. Tal vacío profundo puede ocasionar rápidamente el sobrecalentamiento del sistema, lo que arruinará tanto al compresor del sistema como a lo que quede de refrigerante.

Herramientas necesarias

Accesorios

Los accesorios de baja pérdida sirven para conectar el dispositivo de recuperación de refrigerante a un aparato de modo tal que se evite la pérdida de refrigerante por las mangueras. Estos accesorios se pueden cerrar de forma manual o automática cuando conecta y desconecta la máquina de recuperación y reciclado. La Figura C – 2 muestra dos terminaciones de manguera de servicio de baja pérdida bastante comunes.

2 Hose-Types Composite_8-20-2010

Figura C – 2. Dos modelos comunes de terminaciones de manguera de servicio de baja pérdida

La EPA exige que las mangueras de las máquinas de recuperación y de reciclado estén equipadas con accesorios de baja pérdida.

 

Manómetros

Los manómetros de presión utilizados en sistemas de HVAC deben poder medir las altas y las bajas presiones. Los manómetros de alta presión utilizados en los Estados Unidos suelen medir en libras por pulgada cuadrada manométrica o psig. El manómetro de baja presión normalmente tiene una escala doble que se denomina manómetro compuesto, la cual mide el vacío en pulgadas de mercurio y las presiones por encima de la presión ambiental en psig.

En general, el manómetro compuesto mide el vacío en unidades de pulgadas de mercurio (” Hg) inferiores a la presión atmosférica con un vacío completo a 29.9” Hg y básicamente sin vacío a 0” Hg (0 psig). Cuando el indicador marca cero, la presión es igual a la presión atmosférica. El indicador se mueve en el sentido contrario a las agujas del reloj para las indicaciones relativas al vacío y en el sentido de las agujas del reloj para las indicaciones relativas a la presión.

Para complicar el asunto, los manómetros que miden un vacío profundo suelen utilizar una escala absoluta en la que 0 representa un vacío perfecto y 760 mmHg representa una presión atmosférica de 0 psig, lo que significa totalmente sin vacío. Sin embargo, para una medición más precisa se utiliza un medidor de micrones para vacíos profundos. Con un medidor de micrones, un vacío perfecto equivale a 0 micrones y 1 micrón equivale a una presión absoluta de 0.001 milímetros de mercurio (mmHg). Entonces, para lograr un vacío profundo de 500 micrones, estamos logrando un vacío de 0.5 mmHg absoluto o 0.0097 psia.


Conjunto de distribuidores manométricos de dos válvulas

El conjunto de distribuidores manométricos utiliza un manómetro de alta presión (generalmente, de color rojo) y un manómetro de baja presión compuesto de escala doble (generalmente, de color azul). El conjunto de distribuidores manométricos permite medir simultáneamente las presiones del lado de alta presión y del lado de baja presión del sistema mientras está en funcionamiento o durante el servicio técnico. La Figura C - 3 muestra un esquema de un distribuidor de dos válvulas (con tres mangueras), y la Figura C - 4 muestra una foto de un distribuidor.

Figura C - 3. Distribuidor de dos válvulas y tres mangueras

 

Figura C - 4. Foto de un distribuidor de dos válvulas y tres mangueras

TankMan_TipConsejo

Debido a que la manguera de alta presión (generalmente, de color rojo) está conectada al lado de alta presión del sistema y la manguera de baja presión (generalmente, de color azul) está conectada al lado de baja presión del sistema, la manguera central de un distribuidor de tres entradas (generalmente, de color amarillo) está conectada a todo lo demás. Es decir, la entrada central de un distribuidor de tres entradas se utiliza para la recuperación, la evacuación y la carga.

TankMan_CautionPrecaución

Tenga cuidado de no retener refrigerante líquido en mangueras selladas ni en el distribuidor manométrico porque los aumentos de la temperatura ambiente pueden provocar que todo el refrigerante líquido en esos componentes sellados (que no contienen un dispositivo de alivio de la presión como lo tiene un tanque de recuperación) se expanda, y genere presiones muy altas que hagan explotar el dispositivo. Los dispositivos sellados que contienen al menos 20% de vapor tendrán espacio suficiente para la expansión, que es el motivo por el que los tanques de recuperación nunca se llenan con líquido a más del 80% de su volumen.

Valores de presión del conjunto de distribuidores manométricos

El manómetro de alta presión de un conjunto manométrico de servicio tiene una escala continua que normalmente se calibra para leer de 0 a 800 psig o de 0 a 500 psig. Los números de la escala no significan que el conjunto manométrico realmente esté clasificado para utilizarse hasta estas presiones máximas. En mangueras y/o conjuntos manométricos más antiguos, un valor típico es sólo 340 psig, aunque las escalas de los manómetros puedan mostrar valores de hasta 500 psig.

Cuando utiliza R-410A, debe utilizar un conjunto manométrico con una capacidad de al menos 800 psig, con una presión de estallido de 4,000 psig en el distribuidor y las mangueras. El R-410A requiere tanques de recuperación y máquinas de recuperación/reciclado con una capacidad de al menos 400 psig. La Tabla 1 ofrece una comparación de la presión del lado de alta presión de un sistema de aire acondicionado que funciona con un condensador de 110 °F y utiliza varios refrigerantes.

Tabla 1. Comparación teórica del rendimiento de un sistema de aire acondicionadoa

 

R-22

R-407C

R-410A

Relación de compresión

2.66

2.83

2.62

Presión de descarga del compresor

226 psig

241 psig

364 psig

Deslizamiento de temperatura

0 °F

9 °F

0 °F

aSuponiendo que el condensador tiene 110 °F, el evaporador tiene 45 °F, el subenfriamiento es de 5 °F, el supercalentamiento es de 15 °F

 

Códigos de color del conjunto de distribuidores manométricos

Los fabricantes usualmente aplican códigos de color al exterior de los manómetros. En un conjunto de distribuidores manométricos típico, el manómetro de baja presión tiene el código de color azul. El manómetro de alta presión es de color rojo. Del mismo modo, la manguera que conecta el manómetro de baja presión al lado de baja presión del sistema es azul, mientras que la manguera que conecta el manómetro de alta presión al lado de alta presión es roja. La manguera central generalmente es amarilla.

Buenas prácticas de servicio técnico

Las buenas prácticas de servicio técnico para conservar refrigerante incluyen las siguientes:

·         Recuperar el refrigerante.

·         Mantener el sistema hermético.

·         Buscar y reparar fugas.

·         En el caso de sistemas más grandes, tomar una muestra de aceite para comprobar si hay agentes contaminantes cuando la unidad tiene una fuga o si falla un componente importante.

·         Limpiar el sistema después de un sobrecalentamiento.

·         Extraer siempre un vacío profundo de al menos 500 micrones y utilizar un método de triple evacuación (que se describe más adelante).

·         Nunca limpiar el sistema con refrigerante líquido para limpiar la tubería de campo. Utilizar, en cambio, una solución limpiadora comercial, no acuosa (sin agua), segura para el medioambiente, que no sea tóxica y que pueda extraer aceites, agentes contaminantes, ácido y agua. Se recomienda utilizar Qwik System Flush®. Limpiar la tubería con gas de nitrógeno con un regulador de presión antes y después de utilizar la solución limpiadora. Desechar correctamente cualquier solución limpiadora.

·         Al utilizar nitrógeno seco de un cilindro portátil para presurizar, realizar el servicio técnico o instalar un sistema de refrigeración, utilizar solamente vapor de nitrógeno y usar siempre un regulador de presión con una válvula de alivio insertada en la línea corriente abajo del regulador de presión. Utilizar nitrógeno presurizado de un cilindro de nitrógeno sin regulador de presión es muy peligroso porque la presión que se encuentra dentro de los cilindros está muy por encima de las 2,000 psig. Aplicar esta presión dentro de un sistema de refrigeración podría hacer explotar el sistema.

·         Cambiar siempre el filtro secador cada vez que se abra el circuito de refrigeración para su reparación.

·         Al detectar ácido en el sistema en funcionamiento, cambiar siempre el filtro secador y utilizar Tratamiento para Ácido QwikShot® para limpiar el ácido en el nuevo filtro secador.

·         Ante sobrecalentamientos, limpiar siempre el sistema; sustituir el compresor, el aceite y el refrigerante, y utilizar un nuevo filtro secador para la línea de succión y la línea de líquido.

 

TankMan_TipConsejo

Después de un sobrecalentamiento, puede limpiar el sistema por medio de las técnicas de limpieza correspondientes, seguido de la instalación de filtros secadores para la línea de succión y la línea de líquido, una prueba de detección de fugas con pérdida de presión estática y una triple evacuación de vacío profundo antes de la recarga. Se utiliza un filtro secador en la línea de succión para evitar que cualquier ácido del sistema regrese a la succión del compresor (donde podría acidificar el nuevo aceite del compresor).

Las tres R

Cuando retire el refrigerante de un sistema, hay cuatro cosas que puede hacer con el refrigerante:

·         Recuperarlo

·         Reciclarlo

·         Regenerarlo

·         Enviarlo a un centro aprobado por la EPA para su destrucción

 

Las tres R (recuperar, reciclar y regenerar) son obviamente las tres mejores opciones. Enviar el refrigerante que no se pueda reutilizar para que lo destruyan no sólo es costoso para usted, sino que además perjudica al medioambiente.

Recuperar

Al recuperar el refrigerante, usted lo extrae en cualquier estado de un sistema y luego lo almacena en un recipiente (o en algunos casos, dentro de la unidad de recuperación) sin necesidad de probarlo o procesarlo de manera alguna.

El refrigerante que se recupera puede volver a colocarse en el mismo sistema o en otros sistemas del mismo propietario, sin restricción. No puede vender ni dar el refrigerante recuperado a otra persona.

Si el refrigerante recuperado debe desecharse enviándolo a un centro de regeneración, debe almacenar el refrigerante en un tanque de recuperación aprobado por el Departamento de Transporte (DOT, por sus siglas en inglés). Estos tanques están pintados de color gris, con la parte superior de color amarillo, tal como se muestra en la Figura C - 5.

3 Recovery Tanks

Figura C - 5. Tanques de recuperación aprobados por el Departamento de Transporte (DOT)

Reciclar

Cuando usted recicla el refrigerante, lo limpia para reutilizarlo de inmediato, por medio de la separación del aceite y mediante una o múltiples pasadas a través de dispositivos como filtros secadores de núcleo reemplazable, lo que reduce la humedad y la acidez.

Regenerar

Al regenerar el refrigerante, usted sigue un proceso que regresa el refrigerante a las especificaciones de un producto nuevo. Este proceso requiere un análisis químico para verificar que el refrigerante cumpla con las normas de pureza de los productos nuevos.

El refrigerante no puede considerarse regenerado a menos que haya sido analizado químicamente y se haya determinado que cumple con la norma de pureza ARI-700.

Técnicas de recuperación

Según la Ley del Aire Limpio, la EPA estableció reglamentos que les exigen a los técnicos que maximicen la recuperación y el reciclado de los refrigerantes durante el servicio técnico o la reparación de equipos de aire acondicionado y de refrigeración. Si usted va a desechar el equipo, debe seguir los requisitos de disposición final segura de la EPA para garantizar que los refrigerantes se extraigan y que el equipo no entre en la corriente de desechos con la carga intacta.

Identificación del refrigerante

Antes de comenzar un procedimiento de recuperación de refrigerante, SIEMPRE debe saber qué tipo de refrigerante tiene el sistema. Cada tipo de refrigerante tiene sus propios requisitos de evacuación y recuperación, y usted debe conocerlos antes de comenzar el procedimiento de recuperación. Debe consultar la placa de identificación del sistema para identificar cuál es el refrigerante utilizado, o bien, puede realizar una prueba de pureza ARI 700 para determinar el tipo de refrigerante. También puede utilizar las características de temperatura/presión de saturación del refrigerante para verificar su tipo. El único método confiable para determinar con precisión el tipo de refrigerante es tomar una muestra de refrigerante y enviarla a un laboratorio de pruebas certificado para su análisis.

TankMan_NoteNota                               

Si usted utiliza refrigerante de reemplazo, la máquina de recuperación debe estar especialmente certificada para el refrigerante de reemplazo. El simple hecho de que la máquina de recuperación esté certificada para el refrigerante original no significa que usted pueda utilizar la máquina con cualquier refrigerante de reemplazo.

TankMan_ExampleEjemplo

Si durante el servicio técnico de un sistema, descubre que se agregó algo de R‑502 a un sistema de R-22, usted no puede recuperar el refrigerante en un cilindro de R-22. Debe recuperar el refrigerante en un tanque de recuperación aparte para desecharlo porque esta mezcla contaminada no puede volver a utilizarse ni regenerarse. En su lugar, debe enviarlo a un centro aprobado por la EPA para su disposición final, normalmente por medio de la incineración controlada. No recibirá una acreditación de reciclado por este refrigerante contaminado y los costos de la disposición final serán mucho mayores que el costo de eliminar el refrigerante contaminado que no se mezcló con otros refrigerantes.

Los refrigerantes saturados tienen un valor de presión específico a determinada temperatura. Si usted conoce la temperatura del aire que rodea el aparato refrigerado (la unidad debe haberse apagado durante bastante tiempo para que la unidad alcance esa temperatura ambiente) y puede medir la presión del refrigerante, podrá identificar el refrigerante por medio del cuadro de presión- temperatura (Tabla 2).

TankMan_NoteNota

Cada vez que verifique las presiones del sistema, debe utilizar válvulas manuales o mangueras de cierre automático para minimizar las emisiones.

 

Tabla 2. Cuadro de presión-temperatura de saturación para los refrigerantes comunes

 

                                                             Presión (PSIG)

Temp
(
°F)

R-12

R-22

R-134ª

R-404A

R-404A
L
íquido

R-407C
Liquido

R-407C

R-410A

R-500

–15

2.4

13.2

–0.02

19.3

20.5

17.6

9.4

31.7

5.6

–10

4.52

16.49

2.02

23.2

24.6

21.3

12.5

36.8

7.85

–5

6.7

20.1

4.1

27.5

28.9

25.4

15.9

42.5

10.6

0

9.2

24

6.5

33.5

33.7

28.3

18.9

48.9

13.3

5

11.8

28.2

9.1

38.6

38.8

33.0

22.9

55.7

16.4

10

14.6

32.8

11.9

44.0

44.3

38.0

27.3

62.9

19.7

15

17.7

37.7

15.0

49.9

50.2

43.5

32.0

70.8

23.4

20

21.0

43

18.4

56.2

56.6

49.3

37.2

79.2

27.3

25

24.6

48.8

22.1

63.0

63.4

55.7

42.7

86.3

31.5

30

28.4

54.9

26.0

70.3

70.7

62.5

48.7

98.0

36.0

35

32.6

61.5

30.3

78.1

78.6

69.8

55.2

108.4

40.9

40

37.0

68.5

34.9

86.4

86.9

77.6

62.1

119.4

46.1

45

41.7

76.0

39.9

95.2

95.8

86.0

69.5

131.3

51.6

50

46.7

84.0

45.3

104.7

105.3

94.9

77.5

143.9

57.6

55

52.0

92.6

51.0

114.7

115.3

104.5

86.0

157.3

63.9

60

57.7

101.6

57.2

125.3

126.0

114.6

95.1

171.7

70.6

65

63.8

111.2

63.8

136.6

137.3

125.4

104.8

186.8

77.8

70

70.2

121.4

70.8

148.6

149.3

136.9

115.2

202.8

85.4

75

77.0

132.2

78.3

161.2

162.0

149.1

126.2

219.9

96.8

80

84.2

143.6

86.3

174.6

175.4

162.1

137.8

237.9

102.0

85

91.8

155.7

94.8

188.8

189.5

175.8

150.2

256.9

111.0

90

99.8

168.4

103.8

203.7

204.5

190.2

163.4

277.0

120.5

95

108.2

181.8

113.3

219.4

220.2

205.5

177.4

298.2

130.6

100

117.2

195.9

123.5

235.9

236.8

221.6

192.1

320.5

141.1

 

El método de presión-temperatura tiene varias fallas.

1.      La relación temperatura-presión de saturación de algunos refrigerantes es muy similar y difícil de distinguir. Por ejemplo, si observa la Tabla 9, puede notar que a una temperatura dada, la diferencia de presión entre R-12 y R-134a es muy pequeña. Debido a los errores que podría tener en las mediciones de presión y de temperatura, usted no puede distinguir con certeza estos dos refrigerantes con este método. No obstante, sería bastante fácil distinguir entre R-410A y R-134a.

2.      Los gases no condensables del sistema aumentarán la presión del sistema y no se podrá determinar fácilmente el refrigerante, a menos que intente seleccionar el tipo de refrigerante entre dos opciones muy diferentes, como R-134a o R-410A.

3.      Las mezclas no azeotrópicas (que son los refrigerantes de la serie 400) tienen características de presión-temperatura que cambian a medida que se fraccionan en el lugar de una fuga. Por lo tanto, si el sistema tiene una fuga o ha sido cargado incorrectamente (cargado como vapor en lugar de líquido), la curva de presión-temperatura de saturación sería muy diferente, lo que podría impedir la identificación del refrigerante.

Si usted no está seguro del tipo de refrigerante, pero sabe cuál es el refrigerante correcto con el cual recargar el sistema, la mejor práctica sería recuperar el refrigerante en un tanque de recuperación especializado y enviarlo a un centro de reciclado. Luego, podrá recargar el sistema con el refrigerante nuevo o regenerado.

Por otra parte, si simplemente está intentando determinar el refrigerante que debería tener el sistema que no tiene placa de identificación de referencia, comuníquese con el fabricante del equipo o busque el número de modelo del compresor en la unidad y comuníquese con el fabricante para determinar el refrigerante. Los fabricantes de compresores más importantes tienen esta información disponible en línea.

Requisitos de evacuación

Los requisitos de recuperación para los aparatos son diferentes según el tipo de clasificación del equipo. El tamaño del aparato, cómo se utiliza y la fecha de fabricación de la unidad de recuperación también afectan el nivel de evacuación requerido. Los requisitos de evacuación para cada tipo de certificación se describen con mayor detalle en las secciones respectivas de este manual.

La EPA ha dividido los aparatos refrigerados en cinco grupos:

·         Aparatos pequeños (Tipo I): cualquier aparato que es completamente fabricado, cargado y herméticamente sellado en una fábrica y que tiene cinco (5) libras o menos de sustancia clase I o clase II como refrigerante. Incluye, entre otros, los refrigeradores y congeladores (diseñados para uso doméstico, comercial y de consumo), los equipos de refrigeración para la investigación médica o industrial, los aparatos de aire acondicionado de uso doméstico (incluidos los aparatos de aire acondicionado de ventana y las bombas de calor individuales compactas), los deshumidificadores, los equipos para fabricar hielo para montar debajo del mostrador, las máquinas expendedoras y los enfriadores de agua potable.

·         Aparatos de baja presión (Tipo III): un aparato que utiliza un refrigerante con una presión de saturación en fase líquida por debajo de 45 psia a 104 °F. Esta definición incluye, entre otros, los aparatos que emplean R-11, R-123 y R-113.

·         Aparatos de presión media (Tipo II): un aparato que utiliza un refrigerante con una presión de saturación en fase líquida de entre 45 psia y 170 psia a 104 °F. Esta definición incluye, entre otros, los aparatos que emplean R-114, R-124, R-12, R-401C, R-406A y R-500.

·         Aparatos de alta presión (Tipo II): un aparato que utiliza un refrigerante con una presión de saturación en fase líquida de entre 170 psia y 355 psia a 104 °F. Esta definición incluye, entre otros, los aparatos que emplean R-12, R-22, R-134a, R-401A/B, R-408A, R-409A, R-410A, R-411A/B, R-416A, R-500, R-502, R-404A y R-507.

·         Aparatos de muy alta presión (Tipo II): un aparato que utiliza un refrigerante con una temperatura crítica por debajo de los 104 °F o con una presión de saturación en fase líquida por encima de 355 psia a 104 °F. Esta definición incluye, entre otros, los aparatos que emplean R-13, R-23 y R-503.


Equipos adecuados

Antes de utilizar cualquiera de los siguientes equipos de recuperación, inspecciónelo para determinar si hay signos de daño, óxido, corrosión o deterioro. No utilice equipos cuya integridad sea cuestionable o que puedan tener fallas. Verifique regularmente que no haya fugas de refrigerante en su dispositivo de recuperación de refrigerante. Si sus cilindros de recuperación y sus equipos utilizan válvulas Schrader, debe inspeccionar el núcleo de la válvula para ver si hay torceduras y roturas, sustituir el núcleo de la válvula Schrader para evitar fugas y tapar las entradas Schrader para evitar la depresión accidental del núcleo de la válvula. Si sus cilindros de recuperación cuentan con válvulas de alivio; también debe inspeccionarlas en forma habitual. Cuando encuentre acumulación de corrosión dentro del cuerpo de la válvula de alivio, sustitúyala.

Todos los equipos de recuperación que se fabrican ahora deben contar con una etiqueta de certificación aprobada por la EPA y todos los cilindros de recuperación deben tener un sello con la fecha de prueba hidrostática actualizada.

TankMan_CautionPrecaución

Al poner en funcionamiento un equipo de recuperación de refrigerante o de reciclado, tome estas medidas de precaución:

- Use gafas de seguridad con protección lateral.

- Use guantes protectores.

- Use zapatos protectores.

- Siga todas las precauciones de seguridad para el equipo.

Unidad de recuperación

TankMan_TipConsejo

Para quitar el hielo de un visor o de un vidrio visor, utilice alcohol en spray.

 

El calentamiento del sistema o el enfriamiento del tanque de recuperación acelerará la recuperación. Cuando aumenta la presión en el sistema por el calentamiento del sistema, se acelera la recuperación. En la situación inversa, cuando se reduce la presión del sistema, que probablemente es causada por la evaporación del refrigerante en el sistema, el vapor se hace menos denso y la recuperación es más lenta.

Durante la recuperación de vapor, el vapor es arrastrado desde el aparato hasta el sistema de recuperación. El vapor pasa a través del compresor del sistema de recuperación y llega hasta el condensador de la unidad de recuperación (que enfría y condensa el vapor recuperado). El condensador puede enfriarse con aire o con agua. Las unidades de recuperación más grandes generalmente se enfrían con agua y se puede utilizar el suministro de agua doméstico para el enfriamiento.

Enfriar el tanque de recuperación reduce la presión en el tanque, lo que reduce la presión de descarga en la máquina de recuperación y aumenta la velocidad de recuperación. En días de mucho calor, utilizar una unidad de recuperación con una función de subenfriamiento, aumentará la velocidad de recuperación porque se reduce la temperatura del tanque de recuperación. Si su unidad de recuperación no tiene una función de subenfriamiento, puede colocar el tanque de recuperación en agua fría o en agua helada.

Por otro lado, la recuperación durante temperaturas ambiente bajas, retardará el proceso de recuperación. Si bien el tanque de recuperación está más frío, también el sistema está más frío. La recuperación más rápida se da con un sistema caliente y un tanque de recuperación frío. Cuánto más caliente esté el sistema, más caliente y más denso será el vapor. Por lo tanto, el compresor de la unidad de recuperación podrá transferir más refrigerante por minuto. Por consiguiente, cualquier método para calentar el sistema (por medio de lámparas de calor o termo descongeladores, o aumentando la temperatura de la habitación donde está el equipo, etc.) y para enfriar el tanque de recuperación acelerará la recuperación.

TankMan_CautionPrecaución

Nunca aplique una llama expuesta o vapor activo a un sistema cargado o a un cilindro de refrigerante.

 

Si sospecha que se produjo un sobrecalentamiento, tome todas las precauciones necesarias para evitar que se recupere el aceite residual con el refrigerante recuperado. Recuerde que el “aceite es el verdadero problema del sobrecalentamiento por ácidos”.

TankMan_CautionPrecaución

El refrigerante en pequeñas cantidades no tiene olor. Si siente un olor penetrante durante una recuperación y/o reparación del sistema, el refrigerante se ha vuelto ácido y el compresor probablemente se ha quemado.

Al recuperar el refrigerante de un sistema quemado, tanto el aceite como el refrigerante están contaminados. Ambos deben sustituirse.

Mangueras de carga

Tal como se describió anteriormente, también necesita un conjunto de mangueras de servicio con accesorios de baja pérdida o válvulas de cierre en los extremos, clasificados para la presión del refrigerante que se recuperará. Normalmente, se utilizan mangueras de carga de ¼” o ⅜”. Es recomendable que tenga varias longitudes de estas mangueras, para que pueda utilizar las más cortas posibles para cada trabajo. Debe evitarse el uso de mangueras largas entre la unidad y la máquina de recuperación porque provocan demasiada caída de presión, aumentan el tiempo de recuperación y pueden aumentar las emisiones. Quite las restricciones que no sean necesarias de las mangueras, incluso los depresores del núcleo de la válvula Schrader cuando no los necesite.

Cilindros de recuperación

Los cilindros que usted utiliza para recuperar refrigerante están especialmente diseñados y aprobados por el Departamento de Transporte (DOT) para la recuperación. Nunca debe utilizar envases de refrigerante desechables para recuperar refrigerante. Los envases de refrigerante desechables se utilizan solamente para el refrigerante puro y el refrigerante regenerado.

Un cilindro de refrigerante que tiene un cuerpo gris y la parte superior amarilla indica que el cilindro está diseñado para contener refrigerante recuperado. La Figura C - 6 muestra un típico tanque de recuperación.

Figura C - 6. Típico tanque de recuperación

El cilindro de recuperación que utilice debe tener un sello de aprobación del Departamento de Transporte (DOT), tal como el que aparece en la Figura C - 6, y debe estar clasificado para el refrigerante que está recuperando. Dado que diferentes refrigerantes tienen diferentes presiones, el cilindro de recuperación debe estar clasificado para manejar la presión del refrigerante que está colocando en el cilindro.

Los cilindros de refrigerante deben estar libres de óxido y daños. Antes de utilizar un cilindro de recuperación, inspeccione el cilindro para ver si hay signos de daño, corrosión o deterioro. No utilice cilindros cuya integridad sea cuestionable.

También debe revisar la fecha que aparece en el cilindro. Los contenedores reutilizables para refrigerantes que están bajo alta presión (por encima de 15 psig) a temperatura ambiente normal deben someterse a una prueba hidrostática y se les debe colocar el sello de la fecha cada 5 años. La Figura C - 6 también muestra el sello de la fecha en un tanque de recuperación. Si la fecha de prueba del sello que tiene el cilindro en el reborde tiene más de cinco años, no puede utilizar el cilindro hasta que no haya sido probado por un laboratorio aprobado.

TankMan_CautionPrecaución

También debe asegurarse de que el cilindro no esté lleno a más del 80% de su capacidad. Si la temperatura del cilindro aumenta a niveles comunes en las áreas de almacenamiento durante el verano, el refrigerante del interior podría expandirse a tal punto que el cilindro se desahogaría por la válvula de alivio o incluso explotaría

Muchos cilindros recargables tienen válvulas de flotador con lámina magnética que cierran automáticamente el sistema cuando el tanque de almacenamiento está lleno hasta el 80%. Si utiliza un cilindro de refrigerante que no tiene un dispositivo de flotador mecánico o un dispositivo de cierre electrónico, debe utilizar una escala para evitar el exceso de llenado.

TankMan_NoteNota

No puede utilizar el visor del sistema o de la unidad de recuperación para monitorear el nivel de llenado del 80% en un tanque de recuperación puesto que esto no le indica nada acerca del volumen de líquido almacenado en el tanque de recuperación.

 

Los cilindros que superan las 4.5” de diámetro o las 12” de longitud deben contar con algún tipo de dispositivo de alivio de presión. La Figura C - 7 muestra la válvula de alivio de presión de un típico tanque de recuperación. Si detecta acumulación de corrosión dentro del cuerpo de la válvula de alivio, debe sustituir la válvula.

Figura C - 7. Válvula de alivio de presión en un tanque de recuperación

Debido a que sólo se puede recuperar un tipo de refrigerante en el mismo cilindro, inspeccione muy bien si el cilindro de recuperación no está lleno con otro refrigerante. Al recuperar refrigerante, nunca mezcle distintos refrigerantes en el mismo envase, porque puede que sea imposible regenerar la mezcla. Si un centro de regeneración recibe un tanque de refrigerante mezclado, se negará a procesar el refrigerante y lo devolverá al propietario quien pagará los gastos, o bien, aceptará destruir el refrigerante pero normalmente por un costo considerable. El refrigerante mezclado generalmente debe incinerarse en un horno especial que controla las emisiones.

Si la mezcla no puede regenerarse, debe destruirse en un centro aprobado por la EPA. Si el tanque de recuperación está vacío, evácuelo antes del uso.

Al terminarse la transferencia líquida de refrigerante entre la unidad de recuperación y el sistema de refrigeración, asegúrese de que el refrigerante líquido no quede retenido entre las válvulas de servicio o confinado de alguna manera en las mangueras de servicio. La expansión del refrigerante líquido creará una presión muy alta y puede romper las mangueras.

Después del llenado, debe verificar que todas las válvulas del cilindro estén cerradas y tapadas correctamente para evitar fugas durante el subsiguiente manejo y envío. El cilindro también debe etiquetarse apropiadamente.

Precaución

Según el Código de Recipientes a Presión (Pressure Vessel Code) de la Sociedad Americana de Ingenieros Mecánicos, la capacidad de presión debe ser de 285 psig o superior para R-407C, y de 400 psig o superior para R-410A. No utilice ningún tanque de almacenamiento o recuperación con una capacidad de presión máxima menor a 400 psig para R-410A. Los tanques de recuperación para R-410A deben estar especificados como 4BA400 o 4BW400 según el DOT.

 

Cilindros desechables

Nunca vuelva a llenar un cilindro desechable. Cuando vaya a limpiar un cilindro desechable, la presión interna del cilindro debe reducirse al menos a 0 psig, el cilindro debe quedar inutilizable haciéndole una perforación o rompiendo la válvula de servicio y luego, el cilindro debe desecharse (reciclarse) como desecho de metal.

Servicio al cliente

Cuando atienda quejas de los consumidores sobre gastos por servicio adicional debido a la recuperación, debe explicarles a los clientes que la recuperación es necesaria para proteger la salud de las personas y el medioambiente. Dígales a sus clientes que la ley exige la recuperación y recuérdeles que todo personal de servicio profesional tiene la obligación de cumplir la ley y proteger el medioambiente.

Refrigerantes a altas temperaturas

A altas temperaturas (es decir, llamas expuestas, superficies de metal al rojo vivo), R-12 y R-22 pueden descomponerse para formar ácidos clorhídricos, ácidos fluorhídricos y gas fosgeno. Si esto sucede en su sistema, debe hacer lo siguiente:

1.      Evacúe todo el refrigerante y aceite en un cilindro de recuperación aislado (para la disposición final o regeneración).

2.      Limpie todos los remanentes de aceite ácido del sistema.

3.      Agregue aceite si fuera necesario.

4.      Reemplace el filtro secador. Agregue un filtro secador en la línea de succión.

5.      Realice una triple evacuación para garantizar la completa deshidratación.

6.      Recargue con refrigerante nuevo o regenerado.

7.      Una vez que el sistema esté funcionando, pruebe si hay residuos de ácido con una prueba de ácido de dos segundos QwikCheck®. Si encuentra residuos de ácido, limpie este ácido del sistema en funcionamiento con el limpiador de ácidos QwikShot®.

Detección de fugas

De acuerdo con la EPA, la forma más eficaz de detectar el área general de una fuga pequeña es usar un probador electrónico o ultrasónico.

Gas nitrógeno

El nitrógeno es un gas incoloro e inodoro que compone hasta el 78% del aire que respiramos. No es inflamable y no produce combustión. Si bien el nitrógeno es un gas relativamente estable, no es inerte y reacciona con el oxígeno para formar óxido nítrico y dióxido de nitrógeno. El nitrógeno también puede reaccionar con el hidrógeno para formar amoníaco y con el azufre para formar sulfuro de nitrógeno.

El nitrógeno está disponible como gas y líquido. Cuando se suministra como gas (a veces conocido como GN o GAN), el nitrógeno se despacha en un cilindro de presión muy alta. Cuando se suministra como líquido (conocido como LIN o LN), el nitrógeno se suministra en un contenedor Dewar criogénico.

Para las aplicaciones de refrigeración, use sólo gas nitrógeno con un regulador de nitrógeno para reducir en forma segura la presión del gas a un nivel controlado.

Después de recuperar el refrigerante de un sistema sellado, puede usar el nitrógeno para presurizar (para detectar fugas) o para eliminar los desechos del sistema, pero sólo debe usar vapor de nitrógeno. El nitrógeno se puede ventear a la atmósfera porque es parte natural de ella.

Consejo

Después de evacuar un sistema, nunca debe dejarlo con un vacío. Un sistema evacuado podría atraer aire, humedad y otros contaminantes hacia el sistema cuando las válvulas de servicio están conectadas o si el sistema tiene una fuga. Cargue el sistema de inmediato o guárdelo bajo una presión positiva con nitrógeno. El nitrógeno seco en sí no produce daños al medioambiente cuando se ventea posteriormente porque la atmósfera ya contiene aproximadamente un 78% de nitrógeno.

Precaución

No use oxígeno ni aire comprimido para presurizar aparatos en busca de fugas porque al mezclarse con el aceite del compresor o con algunos refrigerantes, el oxígeno o el aire comprimido pueden provocar una explosión.

Prueba de detección de fugas con pérdida de presión

Antes de evacuar un sistema, debe emplear una Prueba de detección de fugas con pérdida de presión para verificar que no haya fugas. Siempre que evacue un sistema con una fuga, arrastrará aire, humedad y otros contaminantes al sistema, por lo que se dificultará aún más la posterior evacuación profunda.

Procedimiento para la prueba de detección de fugas con pérdida de presión

1.      Si no desea usar un detector electrónico de fugas con esta prueba, prosiga con el Paso 2. Si va a usar un detector de fugas con refrigerante, coloque una pequeña cantidad de HCFC-22 o un refrigerante HFC en el sistema y eleve la presión hasta aproximadamente 10 psig (menos para un sistema de baja presión Tipo III). No use mezclas de nitrógeno ni ningún otro CFC o HCFC (excepto HCFC-22) como mezcla para la prueba de detección de fugas. El venteo de los refrigerantes CFC o HCFC de cualquier aparato, implementos o dispositivo es ilegal. Se considera que la emisión proviene de un refrigerante y constituye una infracción a los reglamentos de la EPA y está sujeta a multas. Sólo HCFC-22 o cualquier refrigerante HFC se puede usar como refrigerante de detección de fugas agregado a un sistema.

 

2.      Use el nitrógeno para aumentar la presión a la presión de funcionamiento normal del sistema, como se indica en la placa de identificación del fabricante. Para determinar cuál es una presión segura para las pruebas de detección de fugas, use el valor que se indica en la placa de datos de presión de prueba del lado de baja presión.

 

3.      Aísle el sistema de la fuente de nitrógeno. Golpee levemente el medidor para asegurarse de que la aguja esté libre y registre la presión. Si la presión desciende con el tiempo, el sistema tiene una fuga. Cualquier caída de la presión después de compensar los cambios de temperatura indica una fuga. Si observa una caída de presión, recuerde que la fuga podría ser en el distribuidor manométrico y en las conexiones, no en el sistema.

 

4.      Verifique que no haya fugas mientras el sistema está presurizado, ya que las fugas así son más fáciles de detectar. Si se agregó refrigerante en el Paso 1 antes de que el sistema estuviera presurizado, entonces se puede usar el detector electrónico de fugas con haluro. De lo contrario, use burbujas de jabón o un detector ultrasónico.

 

5.      Cuando esté convencido de que el sistema no tiene fugas, deshidrate el sistema usando el método de triple evacuación para asegurarse de que no haya aire, refrigerante ni agua retenida en el sistema.

Precaución

Use siempre un regulador de presión en el cilindro de nitrógeno. No presurice ningún sistema por encima de la presión de funcionamiento del sistema que está escrita en la placa de identificación del equipo. Para determinar cuál es la presión máxima permitida que se debe usar cuando se buscan fugas en un sistema, verifique la presión designada que se indica en la placa de identificación del equipo.

Ejemplo

Si tiene un sistema evacuado diseñado para usar con R-134a o R-410A y desea detectar fugas en el sistema, que no tiene una placa de identificación en la que se especifique la presión de prueba, entonces debe usar la temperatura de funcionamiento normal del condensador para determinar cuál es la presión de funcionamiento normal. Por ejemplo, use nitrógeno seco presurizado con un conjunto regulador a una presión de no más de 125 psig para R-134a o 320 psig para R-410A.

Evacuación de deshidratación

Se puede retirar el agua o el refrigerante retenido repitiendo el proceso de disminución de vacío profundo hasta que toda el agua o el refrigerante se haya evaporado y el sistema mantenga el vacío profundo. Sin embargo, por lo general es muy difícil eliminar el agua del sistema porque se puede evaporar en una sección de un sistema grande y luego se puede condensar en otra sección.

El calentamiento del sistema ayudará a eliminar el agua retenida aumentando la presión de vapor del agua e impidiendo que el agua se congele. Si el agua se congela, la recuperación será mucho más lenta. Por este motivo, si usa una bomba de vacío que sea demasiado grande, el vacío del sistema podría descender demasiado rápido y podría provocar que el agua en evaporación se enfríe y se congele rápidamente, lo que dificultaría mucho más la eliminación del agua. Incluso si el agua no se congela, la temperatura más baja del agua disminuye el punto de ebullición del refrigerante, y se hace necesario un vacío más profundo para evaporar el resto del agua que ahora está más fría.

Triple evacuación

Al usar el método de triple evacuación, la meta es alcanzar un vacío profundo final de por lo menos 500 micrones, 0.5 mmHg absoluto. El proceso consiste fundamentalmente en:

·         Extraer un vacío profundo.

·         Ver si el vacío se puede mantener.

·         Volver a llenar el sistema con nitrógeno seco y repetir hasta que se logre y se mantenga un vacío profundo.

Durante cada prueba de descenso del vacío, aísle el sistema de la bomba de vacío y espere para ver si la presión aumenta (el agua se está evaporando). Como la cantidad de gas retenido en el sistema esencialmente es cero, no es necesario compensar los cambios de temperatura. 

Si observa un aumento de la presión, el sistema podría tener una fuga, pero esto es muy improbable porque ya pasó la prueba de detección de fugas con pérdida de presión en el sistema a una presión mucho mayor, salvo que sea un sistema de baja presión. Si la presión aumenta a un punto y luego se detiene en otro punto ya sea por encima o por debajo de 0 psig, esto indica que el agua (si está por debajo de 0 psig) o el refrigerante (si está por encima de 0 psig) todavía se está evaporando. Sólo si el sistema tuviera una fuga, el aumento de presión se detendría en 0 psig (presión atmosférica).

Procedimiento de la triple evacuación

Una triple evacuación es un método de evacuación en el que el sistema se evacua inicialmente (se baja) a un vacío de por lo menos de 500 a 2,000 micrones. Luego, se introduce una pequeña cantidad de nitrógeno seco en el sistema para aumentar la presión por encima de la presión ambiente (generalmente en aproximadamente 10 a 15 psig).

Luego se purga el nitrógeno (se ventea), generalmente por la bomba de vacío. No es necesaria la recuperación de nitrógeno. Este proceso de evacuación seguido por la presurización del nitrógeno se repite (tres evacuaciones en total) y la tercera evacuación debe lograr un vacío de 500 micrones o menos.

La triple evacuación es un método eficaz para deshidratar porque utiliza el nitrógeno seco para barrer dentro de las tuberías de refrigerante y quitar la humedad. El aire tiene un 78% de nitrógeno, por lo que este proceso no daña el medioambiente. Cuando use nitrógeno seco de un cilindro portátil, debe usar un regulador de presión y, por razones de seguridad, siempre debe usar una válvula de alivio de presión (o disco de ruptura) que va insertada en la línea corriente abajo del un regulador de presión para evitar la presurización excesiva del sistema.

Proceso de evacuación

Cuando evacua un sistema, necesita contar con lecturas precisas del medidor de micrones. Para obtener las lecturas más precisas, conecte su medidor de vacío cerca del sistema que desea evacuar (es ideal colocarlo directamente en una entrada de servicio) y lo más lejos posible de la bomba de vacío. Nunca conecte el medidor en la línea entre la bomba de vacío y el sistema. Mida siempre el vacío con la bomba de vacío apagada y aislada.

Cuando cierre una bomba de vacío, siga este procedimiento:

1.      Aísle (cierre) la manguera de servicio que evacua el sistema desde el mismo sistema.

2.      Interrumpa el vacío en la línea entre la bomba de vacío y el sistema.

3.      Cierre la bomba de vacío. Si simplemente cierra la bomba de vacío sin aislarla o sin interrumpir el vacío en la manguera de conexión, el vacío del sistema o la manguera atraerá aceite de la bomba de vacío hacia el sistema o la manguera, lo que contaminará el sistema o la manguera.

4.      Mida el vacío final del sistema con el sistema aislado y la bomba de vacío apagada.

5.      Después de aislar la bomba de vacío del sistema, espere de 10 a 15 minutos para verificar que el medidor de vacío no llegue a un nivel que supere los 500 micrones. Si la lectura del medidor no supera los 500 micrones durante el período de espera, sabrá que el sistema ha sido evacuado adecuadamente.

Consejo

Se dice que un sistema está deshidratado cuando el indicador de vacío muestra que ha logrado el vacío final necesario y que éste se mantiene.

Use líneas de vacío (mangueras) que sean iguales a o más grandes que la conexión de entrada de la bomba. La conexión de tubería a la bomba de vacío debe tener el diámetro más grande y la menor longitud posible.

Elimine cualquier restricción en la manguera, por ej., los depresores innecesarios del núcleo de la válvula Schrader.

Una lectura del medidor de micrones de entre 1,000 y 5,000 micrones indica que queda algo de humedad en el sistema y que se requiere otra evacuación.

Una lectura del medidor de micrones que aumenta a más de 5,000 micrones durante el período de espera sugiere la probabilidad de una fuga en el sistema. Cuando existe una fuga, es necesario desconectar el equipo de evacuación para identificar y reparar la fuga del sistema.

La evacuación puede ser un proceso lento y tedioso. Si acelera el proceso sólo provocará niveles de evacuación inadecuados. Como consecuencia, el equipo operará por debajo de la eficiencia máxima y presentará fallas prematuras en los componentes. No es posible evacuar un sistema en exceso.

Ciertas técnicas pueden acelerar la evacuación. Los factores que afectan la velocidad de la evacuación incluyen el tamaño del equipo que se evacua, la temperatura ambiente y la cantidad de humedad en el sistema. La capacidad de una bomba de vacío y el tamaño de la línea de succión determinarán la duración de la deshidratación. Durante la deshidratación de un sistema de refrigeración, se puede calentar el sistema para reducir el tiempo de deshidratación.

 

Limpieza después de reparaciones importantes

Una reparación importante comienza con la recuperación de refrigerante al nivel de evacuación necesario según el refrigerante y el tamaño del sistema. En muchos casos, el sistema se evacua a una presión por debajo de la presión atmosférica.

Después de realizar las reparaciones, los siguientes pasos son:

1.      Instalar un nuevo filtro secador en la línea de líquido (además, instalar un filtro secador en la línea de succión si hubo un sobrecalentamiento o un nivel muy alto de ácido en el sistema).

2.      Detectar fugas en el sistema con pérdida de presión (reparar fugas según sea necesario).

3.      Deshidratar el sistema con el método de triple evacuación (lograr un vacío profundo de por lo menos 500 micrones).

4.      Cargar el sistema con refrigerante y verificar que funcione correctamente.

5.      Si hubiese niveles altos de ácido o un sobrecalentamiento, introduzca QwikShot® en el sistema en funcionamiento.

Si no puede completar todos los pasos necesarios para realizar el servicio técnico, entonces, antes de desconectar los medidores de servicio, presurice el sistema con nitrógeno seco. Nunca debe dejar que un sistema repose en un vacío porque, incluso al acceder a las válvulas de servicio, se introducirá aire en el sistema a medida que el vacío arrastre aire hacia el sistema.

Haga todo lo posible para minimizar la introducción de contaminantes y de humedad en el sistema. Trate de no dejar abierto un sistema durante un tiempo prolongado. En cambio, selle el sistema, evácuelo (aun si sólo es una evacuación temporal) y luego presurícelo hasta alcanzar una presión positiva pequeña (como 10 psig) para mantener alejados el aire, la humedad y los contaminantes hasta que pueda terminar el servicio técnico.

La humedad en un sistema acelera la formación de ácido. Los ácidos en el sistema pueden provocar la contaminación y el espesamiento del aceite (reducción de viscosidad), el aumento de la corrosión y el desgaste del metal, daños en las válvulas y un cortocircuito en los bobinados del motor dentro del compresor, lo que se denomina sobrecalentamiento del compresor. El sobrecalentamiento ocurre cuando el ácido efectivamente ataca el aislamiento eléctrico de laca en los cables del motor hermético del compresor y provoca un corto. Un sobrecalentamiento destruye el compresor y crea niveles de ácido muy altos en todo el sistema, lo que dificulta mucho la limpieza del sistema (consulte la sección Limpieza del sistema).

Si no puede sellar el sistema, por lo menos coloque cintra adhesiva en los extremos expuestos para minimizar el ingreso de contaminantes.

Consejo

Algunos técnicos consideran que un vacío profundo es lo único que se necesita para deshidratar un sistema correctamente, pero una triple evacuación en realidad es mucho más eficaz que un vacío profundo para eliminar la humedad retenida.

Eliminación de gases no condensables

Los aparatos están diseñados para funcionar sólo con refrigerante y aceite circulando por ellos. Si el aire entra al sistema de refrigeración o a un cilindro de recuperación, el sistema no funcionará correctamente porque, incluso en las temperaturas más frías, el aire no se condensará en ningún sistema de compresión de vapor. Esto significa que el aire o cualquier otro vapor no condensable no se condensarán en ninguna parte del sistema de compresión de vapor, lo que aumentará las presiones del sistema. Si intenta recargar el sistema sin haber eliminado primero los gases no condensables, el sistema funcionará con presiones de condensación superiores a lo normal debido al aire retenido en la parte superior del condensador. Este aire reduce eficazmente la capacidad del condensador para expulsar el calor y aumenta la temperatura y la presión general de descarga. Como resultado, no sólo el sistema pierde eficacia, sino también los componentes del sistema, por ej., el compresor, tienen la probabilidad de fallar prematuramente debido a la carga extra.

Lubricantes

Los procedimientos de evacuación en la actualidad también tienen que ser mucho mejores que antes debido a los nuevos lubricantes que se deben usar con los refrigerantes HFC. En el pasado, los sistemas CFC y HCFC usaban aceite mineral, que tiene un límite de saturación de agua mucho menor que los nuevos aceites sintéticos, que absorben mayores concentraciones de agua. Ya que existe la posibilidad de que haya mucha más agua en el sistema, se debe evitar la entrada de humedad al sistema y se deben seguir rigurosamente los métodos de evacuación.

Antes de recargar un sistema de refrigeración, siempre se debe deshidratar el sistema eliminando el agua y secando el sistema completamente. La triple evacuación del sistema es el mejor método de deshidratación.

Seguridad general

Los problemas de seguridad generalmente relacionados con los refrigerantes son el desplazamiento del oxígeno en una habitación (asfixia), toxicidad, inflamabilidad, congelamiento y explosión (debido a la alta presión). Todos los refrigerantes representan uno o más de estos problemas de seguridad pero sólo si el refrigerante se escapa del contenedor o del sistema. Se pueden usar los refrigerantes en forma segura si cumple siempre con las pautas de seguridad, si usa el equipo apropiado y si sabe qué hacer en caso de que se escape el refrigerante.

Asfixia

Cuando los refrigerantes se emiten al aire, pueden reemplazar al oxígeno en el área sin que se note. La mayoría de los refrigerantes son más pesados que el aire, inodoros, insípidos e invisibles. Antes de comenzar a trabajar con cualquier refrigerante, asegúrese de que el área tenga ventilación adecuada. El área debe tener por lo menos cuatro cambios de aire por hora.

Precaución

Evite la respiración prolongada de los vapores o de la niebla del refrigerante. La inhalación de refrigerante en altas concentraciones durante períodos prolongados es sumamente peligrosa y podría provocar irregularidades cardíacas o pérdida del conocimiento. Puede provocar la muerte sin advertencia.

En la mayoría de los accidentes con refrigerantes en los que una persona fallece, la causa principal es la privación de oxígeno porque el refrigerante desplaza al aire.

Los refrigerantes no tóxicos (por ej. el R-22) aún así pueden provocar asfixia porque son más pesados que el aire y lo desplazan.

Si alguien se ve confinado en un espacio con oxígeno inadecuado debido a una alta concentración de refrigerante, traslade a la persona hacia un lugar donde haya aire fresco, busque atención médica y administre oxígeno si es necesario. Recuerde que el vapor de los refrigerantes generalmente es más pesado que el aire, por lo que, si la ventilación es deficiente, el vapor se concentrará en las áreas bajas.

Hoja informativa sobre la seguridad de los materiales

Los solventes, las sustancias químicas y los refrigerantes vienen con una hoja informativa sobre la seguridad de los materiales (MSDS, por sus siglas en inglés), que brinda información importante sobre las características físicas/químicas y los procedimientos de primeros auxilios. Revise siempre esta información antes de trabajar con un refrigerante.

Equipo de protección personal

Dado el riesgo de un escape de refrigerantes durante un procedimiento, use siempre su equipo de protección personal cuando trabaje con refrigerantes, los sistemas y los cilindros que los contienen:

·         Use gafas de seguridad a prueba de salpicaduras para evitar que el refrigerante líquido congele la humedad de los ojos y provoque una ceguera permanente.

·         Use guantes y calzado de protección contra el congelamiento.

·         Si ingresa refrigerante a los ojos, enjuague la zona con agua durante por lo menos 15 minutos.

·         Si la piel entra en contacto con el refrigerante, enjuague la zona con agua durante por lo menos 15 minutos.

·         Si le cae refrigerante sobre la ropa, quítesela y enjuague la piel durante por lo menos 15 minutos.

Además de protegerse el cuerpo con equipo de protección, lea y siga todas las precauciones de seguridad para el equipo que usa. Lea siempre la Hoja informativa sobre seguridad de los materiales (MSDS) de cualquier sustancia con la que trabaje, incluidos los refrigerantes, los lubricantes y cualquier solución de enjuague o limpieza.

Emisión de refrigerantes al aire

Si hay una emisión grande de cualquier refrigerante en un área confinada, debe usar un aparato respirador autónomo (SCBA, por sus siglas en inglés) o desocupar y ventilar el área del derrame. La emisión de refrigerantes en grandes cantidades puede provocar asfixia porque son más pesados que el aire y desplazan el oxígeno. Evite las áreas bajas mientras sale de los espacios cerrados y ventílelos antes de ingresar.

Si ocurre una fuga grande de refrigerantes, por ejemplo de un cilindro lleno en un área cerrada, y no se dispone de un aparato respirador autónomo, evacue el área inmediatamente.

Inflamabilidad

De acuerdo con la EPA, los refrigerantes de hidrocarbono inflamables como reemplazo de los CFC-12 representan un desafío especial porque los sistemas de aire acondicionado y refrigeración en los Estados Unidos se han diseñado para usar refrigerantes no inflamables. No están diseñados para proteger a los usuarios, a los técnicos de servicio técnico y al personal encargado de la disposición final contra la posibilidad de incendio. Por lo tanto, el uso de refrigerantes de hidrocarbono inflamables como reemplazo de los CFC-12 en los sistemas existentes puede implicar un riesgo que no se encuentra en los líquidos no inflamables. La EPA no permite el uso de refrigerantes de hidrocarbono inflamables como reemplazo de los CFC-12, excepto para la refrigeración de proceso industrial.

La situación es diferente en Europa, donde los refrigerantes basados en hidrocarbonos, como el R-290 (propano), el R-50 (metano) y el R-600 (butano) se usan comúnmente. Sin embargo, estos refrigerantes de hidrocarbono, que tienen un potencial de calentamiento global (GWP) bajo y cero potencial de destrucción del ozono (ODP), lo que los convierte en refrigerantes ecológicos, son inflamables y no se usan actualmente en los Estados Unidos.

Como se explicó anteriormente, Honeywell y DuPont desarrollaron un nuevo refrigerante (2, 3, 3,3-tetrafluoroprop-1-eno), conocido como R-1234yf, para reemplazar al R-134a en aplicaciones automotrices. Es una hidrofluoro-olefina (fluorocarburo) con inflamabilidad reducida. Al igual que los refrigerantes de hidrocarbono, el R-1234yf tiene la ventaja de GWP bajo y cero ODP. Puede obtener más detalles en los sitios web de las empresas o en http://www.1234facts.com.

Los refrigerantes están divididos en tres grupos de acuerdo a la inflamabilidad:

·         Los refrigerantes de Clase 1 no muestran propagación de llama cuando se prueban en el aire a 21 ºC y a 101 kPa.

·         Los refrigerantes de Clase 2 tienen un límite inferior de inflamabilidad de más de 0.10 kg/m3 a 21 °C y a 101 kPa y un calor de combustión de menos de 19 kJ/kg.

·         Los refrigerantes de Clase 3 son altamente inflamables según lo definido por el límite inferior de inflamabilidad inferior o igual a 0.10 kg/m3 a 21 °C y a 101 kPa, o un calor de combustión superior o igual a 19 kJ/kg.

Antes de comenzar a trabajar con cualquier equipo de refrigeración, verifique el área para ver que no haya envases derramados o abiertos de ningún líquido o vapor inflamable, como gasolina y solventes. No opere ningún sistema en los que haya líquidos o vapores, salvo que el sistema y cualquier herramienta usada estén diseñados específicamente para el funcionamiento en lugares con vapor inflamable. Las chispas de contactores, relés y motores en el sistema o en las herramientas y los equipos pueden provocar un incendio o una explosión.

Nunca almacene cilindros de refrigerante cerca de sustancias altamente inflamables porque pueden explotar y descomponerse si ocurriera un incendio. Nunca caliente ningún tanque de almacenamiento de refrigerante con una llama expuesta porque el calor puede presurizar en exceso el tanque, lo que ventearía el refrigerante a la atmósfera o provocaría una explosión del tanque con lesiones graves para las personas que estén alrededor. El calor excesivo puede descomponer el refrigerante del tanque y podría formar vapores tóxicos.

Presión                                                                   

Cuando se calientan, los refrigerantes usados en los sistemas o almacenados en tanques pueden acumular presiones muy altas con la posibilidad de provocar lesiones graves.

Consejo

Si bien el R-410A es un refrigerante de alta presión, puede almacenarse en la parte trasera de su camioneta de servicio técnico, siempre y cuando la temperatura dentro del vehículo no supere los 125 ºF. Ésta es la misma pauta indicada para el R-22 y para otros refrigerantes comunes.

 

Precaución

Nunca llene un cilindro de refrigerante recargable con más del 80% de su capacidad por peso a 77 °F (24 °C). Si llena un cilindro a más del 80% y luego coloca el cilindro en un área que se calienta, la presión interna del cilindro podría aumentar y ventear el refrigerante a través de la válvula de alivio de presión o romper el disco de ruptura. De cualquier forma, el refrigerante se pierde en el medioambiente.

Si la válvula de alivio de presión no funcionara correctamente, el cilindro podría romperse y provocar una explosión. A medida que el líquido se expande debido al aumento de temperatura, el espacio para el vapor disminuye. Si no hay suficiente espacio para el vapor, el líquido en expansión no tiene espacio para expandirse, lo que provoca presiones excesivas que podrían hacer estallar el cilindro.

Del mismo modo, debe asegurarse de que nunca haya líquido retenido en ningún espacio que no esté protegido por una válvula de alivio de presión. Si el líquido se expande en un espacio confinado y sin protección, por ej., en mangueras de refrigerante, el líquido en expansión romperá el recipiente, lo que provocará una explosión del líquido en evaporación, el cual se expandirá rápidamente.

Estas explosiones son más violentas que la explosión de un cilindro de aire, por ejemplo. A medida que la presión en el espacio disminuye debido a la ruptura, el refrigerante líquido comprimido se vaporiza casi instantáneamente (se evapora casi inmediatamente). Esto hace que la explosión sea mucho más violenta debido al mayor volumen ocupado por el vapor del refrigerante.

Antes de trabajar en cualquier pieza de un equipo de refrigeración, use el conjunto de distribuidores manométricos para verificar la presión. Si no está seguro del tipo de refrigerante del sistema (verifique en la placa de identificación), pruebe el refrigerante para determinar su tipo y luego puede hacer el servicio técnico en la unidad.

Clasificaciones de seguridad de los refrigerantes según ASHRAE

Si desea usar el refrigerante más seguro, elija uno con una clasificación de seguridad para refrigerantes A-1, según ASHRAE, como el R-12 o el R-134a.

Cilindros

Como aprendió en secciones anteriores de esta guía de estudio, los cilindros que se usan para despachar y almacenar refrigerantes deben estar aprobados por el Departamento de Transporte (DOT) y se deben manipular cuidadosamente para evitar que haya fugas de refrigerante o que se rompa el contenedor. Cada vez que use un cilindro debe inspeccionarlo cuidadosamente. Los cilindros de refrigerantes no deben estar oxidados ni dañados y deben tener una certificación de prueba hidrostática (presión) actual y deben estar seguros.

 

Precaución

Nunca debe usar un cilindro desechable para recuperar refrigerante. Los contenedores desechables de refrigerante se usan sólo para refrigerantes puros o regenerados y son llenados por el fabricante o por un regenerador certificado por la EPA.

Si recupera refrigerante, sólo puede usar contenedores designados como “recargables” por el DOT para transportar refrigerante presurizado y recuperado.

El DOT también exige que a cualquier recipiente de presión, incluidos los cilindros de refrigerantes que normalmente tienen una presión por encima de los 15 psig a temperatura ambiente, se les debe realizar una prueba hidrostática y se les debe colocar un sello con la fecha cada 5 años.

Precaución

Siga siempre estas precauciones de seguridad:

 

·         Nunca aplique una llama abierta o vapor activo a un cilindro de refrigerante.

·         No corte ni suelde ninguna línea de refrigerante cuando haya refrigerante en la unidad.

·         No use oxígeno para purgar líneas ni para presurizar la máquina. Use solamente gas nitrógeno seco y siempre use un regulador de presión.

Despacho

Reglamentos del Departamento de Transporte (DOT)

Los tanques y los contenedores de recuperación recargables y portátiles que se usan para almacenar o despachar refrigerantes (obtenidos con el equipo de recuperación) deben cumplir las normas del Departamento de Transporte (DOT).

Etiquetas para el despacho

Cuando se transportan cilindros que contienen refrigerante usado, el Departamento de Transporte (DOT) exige que se adhieran etiquetas de clasificación según el DOT. Antes de despachar un refrigerante usado en un cilindro, debe etiquetar correctamente el contenedor del refrigerante con la clase 2.2 de riesgo, como se muestra en la Figura C - 8. Coloque la etiqueta del refrigerante directamente en el cilindro del refrigerante que se despachará.

 

Figura C - 8. Foto de la etiqueta de clasificación según el DOT

También debe completar correctamente la documentación de despacho, como se muestra en la Figura C - 9

.

Figura C - 9. Típica documentación de despacho

La documentación de despacho brinda información vital para los equipos de primeros auxilios después de un accidente. Este documento identifica los materiales necesarios para que se puedan tomar medidas de protección para su propia seguridad y la seguridad del público.

El documento de despacho contiene el nombre de despacho apropiado del refrigerante, la clase de riesgo y el número de 4 dígitos de Identificación según las Naciones Unidas precedido por las letras UN. El documento de despacho también muestra un número de teléfono para repuesta ante emergencias que funciona las 24 horas.

Carga del cilindro

Es un requisito legal que, al cargar los cilindros dentro del vehículo para su despacho, se deben colocar los cilindros de refrigerante en posición vertical y se deben asegurar los cilindros para que no se puedan mover durante el transporte.


Certificación para aparatos pequeños: Tipo I

Requisitos para técnicos Tipo I

Esta sección lo preparará para el examen de Certificación Tipo I de la EPA destinado a técnicos que trabajan con aparatos pequeños.

Si realiza tareas de mantenimiento, servicio técnico o reparación en aparatos pequeños, debe contar con la certificación apropiada de la EPA como técnico Tipo I según la Sección 608 o técnico universal.

Más de 8 millones de refrigeradores, congeladores, aparatos de aire acondicionado, deshumidificadores y otros aparatos pequeños de compresión de vapor se desechan cada año en los Estados Unidos y se estima que emiten cuatro millones de libras de clorofluorocarbonos e hidroclorofluorocarbonos a la atmósfera anualmente. La EPA considera que estas emisiones contribuyen a una de las amenazas ambientales más grandes de la actualidad: la destrucción de la capa de ozono estratosférica.

¿Qué es un aparato pequeño?

La EPA define como aparato pequeño a un producto que está completamente fabricado, cargado y herméticamente sellado en una fábrica y que tiene cinco libras o menos de refrigerante. La siguiente es una lista de aparatos pequeños comunes:

·         Refrigeradores y congeladores diseñados para uso doméstico.

·         Aparatos de aire acondicionado de uso doméstico (incluidos los aparatos de aire acondicionado de ventana y los aparatos de aire acondicionado compactos de pared o PTAC, por sus siglas en inglés).

·         Bombas de calor individuales compactas.

·         Deshumidificadores.

·         Equipos para fabricar hielo para montar debajo del mostrador.

·         Máquinas expendedoras.

·         Enfriadores de agua potable.

La EPA tiene requisitos especiales para la disposición final segura de los aparatos pequeños, los cuales se han promulgado para garantizar que la última persona final en la cadena de desechos (por ej., un reciclador de chatarra) sea la responsable de recuperar adecuadamente el refrigerante antes de la disposición final del equipo. Cualquier persona de la cadena de desechos puede recuperar el refrigerante, pero la última persona de dicha cadena tiene la responsabilidad de garantizar que el refrigerante se haya recuperado adecuadamente.

Requisitos de recuperación

Requisitos de evacuación para aparatos pequeños

Si abre aparatos pequeños para realizar mantenimiento, servicio técnico o reparación, la cantidad relativa de refrigerante que usted debe recuperar depende de cuándo se fabricó el equipo de recuperación y de si funciona el compresor del aparato. Siempre que abra un aparato pequeño para realizar mantenimiento, servicio técnico o reparación, debe seguir uno de los siguientes procedimientos:

·         Cuando se use el equipo de reciclado y de recuperación fabricado antes del 15 de noviembre de 1993, recuperar el 80% del refrigerante del aparato pequeño (80% de la carga indicada en la placa de identificación).

·         Cuando se use el equipo de reciclado o de recuperación fabricado después del 15 de noviembre de 1993, recuperar el 90% del refrigerante del aparato si el compresor del aparato funciona (90% de la carga indicada en la placa de identificación) o el 80% del refrigerante del aparato si el compresor del aparato no funciona (80% de la carga indicada en la placa de identificación).

·         Evacuar el aparato pequeño hasta un vacío de 4 pulgadas de de mercurio.

Dispositivos de recuperación

Como se indicó anteriormente en este manual, la norma ARI 740 tiene dos clasificaciones de equipos: equipos dependientes del sistema y equipos autónomos.

El equipo dependiente del sistema depende del funcionamiento de los componentes del sistema en donde se recupera el refrigerante y sólo se puede usar en aparatos con 15 libras o menos de refrigerante. Puede usar un dispositivo de recuperación dependiente del sistema (pasivo) para la recuperación de refrigerante desde cualquier aparato pequeño porque los aparatos pequeños sólo tienen una carga de cinco libras o menos. Por lo tanto, no se puede usar un dispositivo de recuperación dependiente del sistema para los aparatos más grandes (más de 15 libras de carga), por ej., un aparato de aire acondicionado centrífugo, un enfriador de líquidos alternativo o una cámara frigorífica comercial grande, a menos que el equipo dependiente del sistema esté conectado permanentemente al aparato como unidad de bombeo.

El equipo autónomo de recuperación o de reciclado no requiere la ayuda ni el funcionamiento de ningún componente del sistema del cual se recupera o se recicla el refrigerante.

Si tiene una certificación Tipo I, no es necesario tener ningún equipo de recuperación certificado. Puede contar con la recuperación dependiente del sistema, por ejemplo, usando el compresor del sistema si funciona, y bolsas de refrigerante, o un tanque de recuperación evacuado. Sin embargo, si tiene una certificación de la EPA que no sea la certificación Tipo I, debe tener por lo menos un equipo de reciclado o de recuperación autónoma certificada a disposición en su lugar de trabajo.

Consejo

Los dispositivos de recuperación activa y autónomos recuperarán el refrigerante más rápidamente y se pueden configurar para limpiar el refrigerante al mismo tiempo que se recupera el refrigerante y, por lo tanto, se podrían justificar económicamente.

 

Certificación del equipo

Si el equipo de recuperación o de reciclado que usa para las tareas de mantenimiento, servicio técnico o reparación de aparatos pequeños se fabricó o se importó después del 15 de noviembre de 1993, el equipo debe tener una etiqueta en la que se especifique que fue probado por una organización de pruebas aprobada por la EPA con el fin de garantizar que el equipo pueda lograr los resultados necesarios.

Para los aparatos pequeños, el equipo debe estar certificado para poder realizar una de las siguientes acciones:

·         Recuperar el 90% del refrigerante del sistema si el compresor del sistema está en funcionamiento, al usar un proceso dependiente del sistema, o recuperar el 80% del refrigerante del sistema si el compresor no está en funcionamiento.

·         Lograr un vacío de 4 pulgadas según la norma ARI 740-1993 o la norma ARI 740-1995.

Refrigerantes que no se recuperan con los dispositivos de recuperación aprobados por la EPA

Algunos aparatos más antiguos usan refrigerantes como el amoníaco, el dióxido de azufre, el cloruro de metilo y el formato de metilo, que no se pueden recuperar con las máquinas de recuperación/reciclado reguladas por la EPA y que no se deben recuperar. Sin embargo, estas sustancias son tóxicas y/o posiblemente carcinógenas. Por lo tanto, debe tomar las precauciones para evitar su inhalación.

Afortunadamente, quedan pocas de estas unidades en el sector. Si tiene que realizar el servicio técnico de una de estas unidades, lea la hoja informativa sobre seguridad de los materiales (MSDS) para conocer el líquido de trabajo y consulte al fabricante para conocer los métodos de recuperación, reparación o disposición final.

Para estos refrigerantes no es necesario usar el equipo regulado actualmente por los requisitos de certificación de equipos de la EPA, según la Sección 608.

El hidrógeno y el agua también pueden estar presentes como componentes de los refrigerantes usados en aparatos pequeños de camionetas cámper o de otros vehículos recreativos. Tampoco es necesario recuperar estos refrigerantes y tampoco se pueden recuperar con los dispositivos de recuperación actuales aprobados por la EPA.

Precaución

El hidrógeno es muy explosivo, por lo que debe comunicarse con el fabricante del equipo para recibir capacitación y conocer los procedimientos específicos. No use bombas de vacío ni máquinas de recuperación en el equipo que contenga hidrógeno a menos que tenga una clasificación de equipo a prueba de explosiones y una clasificación para uso con hidrógeno. Nunca ventee el hidrógeno en un espacio cerrado.

Equipo para aparatos pequeños

Accesorios, conexiones y entradas

Los reglamentos de la EPA exigen que todo equipo de aire acondicionado y refrigeración, que contenga más de una libra de refrigerante y que se haya fabricado después del 15 de noviembre de 1993, cuente con una apertura de servicio para retirar con facilidad el refrigerante cuando se realiza el servicio técnico de la unidad o cuando se desecha. Para los aparatos pequeños, esta entrada de servicio generalmente es un pedazo recto de tubo sellado en el extremo y que se conoce como tubo o manguito de proceso, como se muestra en la Figura I - 1.

 

Figura I - 1. Manguito de proceso en un aparato pequeño

Cilindros de carga graduados

Un cilindro de carga graduado está diseñado para llenarlo con refrigerante y usarlo para cargar correctamente un sistema con refrigerante. En la actualidad, la mayoría de los técnicos usa una balanza portátil y el tanque de refrigerante para determinar qué cantidad de refrigerante se ha agregado al sistema. Sin embargo, otro método preciso es usar un cilindro de carga. Los cilindros de carga graduados tienen la capacidad de contener sólo una cantidad relativamente pequeña de refrigerante, por lo que generalmente sólo se usan con aplicaciones de aparatos pequeños.

Los cilindros de carga graduados tienen una columna de vidrio transparente que va desde la punta al fondo del cilindro para que se pueda ver el refrigerante que está adentro, como se muestra en la Figura I - 2. También tienen un manómetro en la parte superior del cilindro.

 

Figura I - 2. Cilindro graduado con carga

Se puede observar el volumen del líquido refrigerante en el cilindro a través de la columna de vidrio. Mediante el uso de la presión de saturación que se muestra en el manómetro, puede usar la temperatura de saturación y la densidad del refrigerante para convertir el volumen de refrigerante a la masa de refrigerante del cilindro. Para facilitar esta tarea, hay diversas escalas en la columna de vidrio transparente. Una vez llenado hasta la carga deseada, se puede usar el calentador eléctrico en el cilindro graduado para presurizar el refrigerante y así forzarlo a que entre al sistema que se está cargando.

Como los cilindros de carga están diseñados para ser recargados, puede usarlos para almacenar el refrigerante recuperado temporalmente durante una visita de servicio técnico y luego recargar el refrigerante en el sistema. Nunca transporte refrigerante en un cilindro de carga.

 

Precaución

No deje el refrigerante en un cilindro de carga durante períodos prolongados y no transporte refrigerante en estos dispositivos. Como los aparatos pequeños tienen cargas de refrigerantes muy pequeñas, el cilindro de carga se puede usar para almacenar el refrigerante durante el servicio técnico o el mantenimiento hasta que se regrese el refrigerante al sistema después del servicio técnico.

Consejo

Si va a usar un cilindro graduado, asegúrese de que éste sea lo suficientemente grande para la tarea en cuestión. Recuerde también que cuando llena un cilindro de carga graduado, se debe recuperar el refrigerante que se ventea por la parte superior del cilindro.

 

Métodos de recuperación para aparatos pequeños

Necesita tener las siguientes herramientas básicas para recuperar refrigerantes de aparatos pequeños:

·         Válvula perforadora de acceso si no hay válvulas de servicio en el sistema.

·         Unidad de recuperación autónoma certificada por la EPA (certificada para el refrigerante que se va a recuperar) o un método de recuperación dependiente del sistema.

·         Distribuidores manométricos con mangueras.

·         Cilindro de recuperación certificado por el DOT, clasificado para las presiones del refrigerante que se va a recuperar o algún otro medio para almacenar el refrigerante, por ej., una bolsa de refrigerante.

Ejemplo

Los cilindros etiquetados como DOT-4BA o DOT 4BW se pueden usar para los refrigerantes R‑134a, R-12, R-22, R-404A, R-407C. Los cilindros etiquetados como DOT‑4BA400 o DOT 4BW400 se pueden usar para el refrigerante R-410A y para otros refrigerantes de baja presión, como R‑134a, R-12, R-22, R-404A, R-407C.

Consejo

Si la válvula perforadora no tiene soldadura, úsela temporalmente en una tubería de cobre o de aluminio. Cuando haya terminado el servicio técnico en el sistema, retire la válvula y selle el tubo para evitar fugas después de la reparación. Si va a desechar el refrigerante, puede colocar válvulas perforadoras del tipo tenazas de sujeción en el tubo, como se muestra en la Figura I - 3 en forma temporal mientras se recupera el refrigerante.

 

Figura I - 3. Válvula perforadora de acceso del tipo tenaza de sujeción

Como aprendimos en secciones anteriores de esta guía de estudio, la unidad de recuperación es dependiente del sistema o autónoma. La recuperación dependiente del sistema se puede usar sólo en aparatos que contienen 15 libras o menos de refrigerante y, por definición, necesita la ayuda de los componentes internos del aparato pequeño para poder evacuar el refrigerante (por lo general el compresor, si funciona, o la presión en el sistema). Por lo tanto, el proceso de recuperación dependiente del sistema debe usar un contenedor no presurizado para capturar el refrigerante. Las bolsas de refrigerante o los tanques de recuperación evacuados y enfriados son métodos comunes.

El lado de baja presión del sistema es cualquier parte del sistema de plomería ubicado entre la salida del dispositivo de estrangulamiento (expansión) y la entrada del compresor.

·         Si usa un proceso de recuperación (pasivo) dependiente del sistema y el compresor funciona, recupere el refrigerante del lado de alta presión porque el compresor bombeará el refrigerante hacia allí.

·         Si usa un dispositivo de recuperación (pasivo) dependiente del sistema y el compresor no funciona, debe acceder a los lados de alta y de baja presión del sistema para la recuperación del refrigerante (consulte el siguiente aviso de Precaución).

Los compresores herméticos, que se usan comúnmente en aparatos pequeños, dependen del flujo de refrigerante que pasa por el compresor para enfriar el bobinado del motor del compresor. Por lo tanto, nunca debe operar el compresor del sistema cuando use una máquina de recuperación (activa) autónoma.

Cuando use un método de recuperación dependiente del sistema, si el compresor del sistema se usa para evacuar el sistema, debe tener cuidado de no dañar el compresor por sobrecalentamiento. El enfriamiento del compresor se reduce porque también se reduce la presión del lado de baja presión. Por lo tanto, el flujo de refrigerante también se reduce. Si el compresor del sistema extrae un vacío demasiado profundo, el compresor se quemará en cuestión de minutos.

 

Precaución

Tenga sumo cuidado al operar el compresor de un sistema con presiones del lado de la succión que estén por debajo de 0 psig. Recuerde que sólo necesita recuperar el 90% de la carga o recuperar hasta un vacío de 4” Hg, no ambos. Nunca opere el compresor del sistema con una presión del lado de succión por debajo de un vacío de 4” Hg para no quemar el compresor.

·         Si trabaja en un sistema sellado con un compresor en funcionamiento que tiene un tubo capilar totalmente restringido y planea usar sólo la válvula perforadora de acceso, esta válvula se debe ubicar en el lado de alta presión del sistema para que se pueda extraer el refrigerante del lado de baja presión a través del compresor.

·         Si usa un dispositivo de recuperación autónomo que no tiene capacidad para recibir refrigerante líquido, debe restringir el flujo inicial de refrigerante (por lo general, esto se hace cerrando parcialmente una válvula en la línea de suministro) para que el refrigerante se vaporice en el tubo que va hasta el compresor de recuperación y no obstruya el compresor. Una vez que la presión del sistema ha caído por debajo de la presión de saturación, la restricción se puede eliminar (la válvula se puede abrir totalmente).

Instalación de una válvula de acceso

Si ha decidido acceder al sistema a través del manguito de proceso, instale una válvula de acceso de tipo perforadora en el manguito de proceso, que generalmente se encuentra en el lado de succión del compresor. A veces hay un manguito de proceso en el lado de baja y de alta presión.

Instale la válvula de acceso cerca del extremo sellado del manguito de proceso para dejar espacio para las conexiones adicionales de la válvula de acceso después de que la válvula de acceso inicial está obstruida y sellada.

Precaución

Cuando instale cualquier tipo de accesorio de acceso en un sistema sellado, debe realizar la prueba de detección de fugas en el accesorio antes de proceder con la recuperación.

 

Precaución

Después de conectar al sistema (instalar y abrir una válvula perforadora de acceso o conectar a una válvula de servicio existente), si la presión del sistema es 0 psig, no comience ningún procedimiento de recuperación. Si la presión del sistema es 0 psig, el sistema tiene una fuga y todo el refrigerante se ha escapado. Lo más probable es que el aire y posiblemente la humedad se hayan filtrado al sistema, por lo que la recuperación del refrigerante será imposible (hay poco o nada de refrigerante por recuperar). Si recuperase el aire y la humedad del sistema, contaminaría cualquier otro refrigerante en el tanque de recuperación.

Consejo

Use sólo una bomba de vacío estándar diseñada específicamente para la evacuación y la deshidratación como dispositivo de recuperación, junto con un contenedor no presurizado; nunca con un contenedor presurizado. Si usa un proceso de recuperación dependiente del sistema y el compresor del aparato funciona, ponga en marcha el compresor.

A veces el compresor no funciona durante la recuperación porque está usando una máquina de recuperación autónoma o porque está realizando una recuperación pasiva y el compresor del sistema está averiado. Cuando el compresor no funciona, debe ayudar a liberar el refrigerante retenido en el aceite del compresor del sistema. Una forma de hacerlo (además de activar el calentador del cárter, si existe) es golpear el compresor varias veces con un mazo de goma para ayudar a desalojar el refrigerante que pueda estar retenido debajo del aceite en el sumidero de aceite del compresor. Para acelerar el proceso de recuperación y garantizar que se haya retirado todo el refrigerante de un refrigerador sin escarcha, encienda el termo descongelador para aumentar la presión de vapor en el sistema.

 

Nota

Si la válvula de entrada del tanque de recuperación (que está conectada a la descarga de la máquina de recuperación) no se ha abierto o si hay aire excesivo en el tanque de recuperación, las condiciones de presión excesiva afectarán el lado de alta presión del dispositivo de recuperación. Como consecuencia, se podría apagar la unidad de recuperación activándose el interruptor de seguridad de alta presión o el tanque de recuperación podría ventear su contenido (en el caso de que haya aire en el tanque) para evitar la presurización excesiva y el riesgo de explosión.

 

Reemplazos de refrigerante

Si el refrigerante que retiró es un refrigerante que reduce la capa de ozono, el cual se eliminó gradualmente (es decir, ya no está más disponible para la compra como refrigerante nuevo) y no puede reutilizar el refrigerante que retiró, tiene sólo dos opciones.

1.      Comprar refrigerante regenerado para usar en el sistema.

2.      Modificar el sistema para que se adapte a un refrigerante de reemplazo.

El refrigerante 134a es el que se usa con más frecuencia como reemplazo del R-12 en refrigeradores de uso doméstico nuevos. El R-134a no reduce la capa de ozono y sus características de presión-temperatura son muy similares al del R-12, aunque un refrigerador que funciona con R-12 no funcionará con el R-134a sin hacer diversos cambios; y realizar esta conversión en cualquier aparato pequeño resulta impráctico. Por ejemplo, se debe cambiar el aceite de lubricación, la válvula de expansión térmica (si se usa) y, por lo general, también se debe cambiar el compresor y el filtro secador. Aun si se realizaran todos los cambios necesarios, la capacidad de enfriamiento sería diferente.

Nota

Si el aparato pequeño no se ha usado o no ha funcionado recientemente, la presión dentro del sistema se debe ecualizar, lo que significa que los lados de alta y baja presión deben tener la misma presión. Cuando el compresor de un aparato pequeño (como un refrigerador de uso doméstico) no funciona y se usa una recuperación dependiente del sistema (y pasiva), debe instalar válvulas de acceso en el lado de alta y baja presión para recuperar el refrigerante del sistema. De este modo, no sólo la recuperación será más rápida, sino que pueden ser necesarias ambas conexiones de servicio para lograr la eficiencia de recuperación requerida, es decir, retirar el 80% de la carga total.

Seguridad

Equipo de seguridad y vestimenta de protección

En esta sección se brinda información para que usted esté seguro y proteja su equipo. La forma más importante de estar seguro es contar con el equipo apropiado para la tarea, saber cómo usar el equipo correctamente, saber cuándo necesita usar el equipo de protección y asimismo, saber qué refrigerante está recuperando. Debido a que los distintos refrigerantes tienen distintas presiones, debe asegurarse de usar el equipo diseñado para soportar la presión del refrigerante que recuperará.

Cuando trabaja con cualquier gas comprimido, necesita un par de gafas de seguridad con protección lateral ventilada para que no se empañen y para refrescarlo.

Si el refrigerante líquido entra en contacto con la piel, puede provocar congelamiento. Use un par de guantes de butilo y botas de cuero de trabajo con el fin de evitar el congelamiento al conectar y desconectar las mangueras.

Asegúrese de que el equipo de recuperación que utiliza esté aprobado por la EPA (si está fabricado después del 15 de noviembre de 1993) y clasificado para la presión del refrigerante con el que trabajará.